La importancia de la revisión ocular a los 3 años

¿Hay que revisar los ojos a los 3 años?

Muchos padres nos preguntan en el gabinete por qué es tan importante la revisión ocular de sus hijos en edades tempranas, y la principal respuesta sería, detectar y corregir en este periodo de “plasticidad cerebral” la ambliopía, comúnmente conocida como “Ojo vago”.

La ambliopía consiste en tener una agudeza visual deficiente en un ojo aparentemente normal. Dos causas frecuentes de este trastorno son el estrabismo  y una diferencia en el error de refracción entre ambos ojos. Si no se trata, la ambliopía puede ocasionar pérdidas de vista irreversibles en el ojo afectado ( la “programación” cerebral acaba ignorando las señales procedentes del ojo afectado). La mejor etapa para tratar la ambliopía es antes de que el niño cumpla 8 años.

¿Cuándo debe acudir un niño al oftalmólogo?

Por esta causa, los pediatras derivan a los niños al cumplir los 3/4 años a la revisión oftalmológica y optométrica para poder llevar a cabo una detección precoz de la condición de ambliopía si existe, y contar con el tiempo suficiente para solucionar el problema desde diferentes campos de actuación.

Refracción, terapias oclusivas (porte de parche), terapia visual, cirugía etc…

¿Qué problemas visuales pueden tener un niño?

Pero la ambliopía no es la única causa por la que realizar revisiones a los pequeños. Existe diferentes tipos de alteraciones visuales que pueden limitar o incapacitar para algunas funciones importantes para los niños.

-Defectos refractivos (miopia, hipermetropia o astigmatismo).

-Estrabismos

-Falta de fusión y estereopsis (visión en tres dimensiones)

Por todo lo anterior, es importante cumplir con las revisiones oftalmológicas y optométricas para asegurarnos del correcto funcionamiento del sistema visual en el niño a pesar de no haber detectado ninguna anomalía subjetiva por parte de los padres, profesores etc., ya que está estrechamente relacionado con dificultades en el aprendizaje, problemas de atención, síntomas astenópicos y molestias oculares.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *