Ly García Vázquez

ICL tórica alta graduación
Ha mejorado mucho mi calidad de vida. No necesito acercarme a las cosas para verlas bien. Conducir es una nueva experiencia y levantarse sin gafas viendo bien no tiene explicación. 

Ha sido una experiencia de 10. La cirugía fue rápida, indolora y el trato simplemente inmejorable. Desde el preoperatorio a las revisiones me he sentido acompañada y en muy buenas manos.

Conocía la técnica porque me dedico a ello y tenía claro que no había una mejor opción. 

Mi visión con las lentes ICLs es superior con diferencia. ¡Nunca había visto tan bien!

Si duda volvería a operarme. Ha sido probablemente la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Ha mejorado mucho mi calidad de vida. No necesito acercarme a las cosas para verlas bien. Conducir es una nueva experiencia y levantarse sin gafas viendo bien no tiene explicación. 

Sofía Gortari Aguirregomezcorta

ICL de baja graduación y ICL tórica
Desde hace tiempo las lentillas me daban problemas y no estaba cómoda con las gafas por lo que esto ha sido una decisión que ha cambiado mi vida a mejor en todos los sentidos. 

Mi experiencia ha sido excelente, de principio a fin. Desde el trato con el personal de la clínica, hasta el día de la intervención me he sentido segura, y sobre todo acompañada. El día de la cirugía me explicaron lo que necesite, además fue un procedimiento muy rápido e indoloro. Fue increíble, en cuanto me levanté veía todo perfectamente.

Yo conocía las lentes ICL porque trabajo en esa empresa, por ello sabía que era la mejor técnica y la que mejor se adaptaba para mí. La verdad es que no me equivocaba.

El cambio ha sido bastante considerable. Las lentillas me daban muchas molestias y con las gafas muy incomoda, por lo que ahora me he quitado todas esas molestias. Además, por mi graduación no podía ver al 100% con las gafas o lentillas y ahora con la ICL ¡SÍ!

Volvería a operarme sin ninguna duda. Veo mejor que antes, no he tenido ninguna molestia y ya no tengo que pensar en las gafas, ni las lentillas ni en los liquidos.

¡Ha mejorado mi calidad de vida 100%! Desde hace tiempo las lentillas me daban problemas y no estaba cómoda con las gafas por lo que esto ha sido una decisión que ha cambiado mi vida a mejor en todos los sentidos. 

En cuanto al trato es imposible recomendar nada porque ha sido una experiencia increíble. Lo recomendaría a todo el mundo.

 

 

Sandra Sanimacario Serrano

ICL
Nunca soporté las lentillas y me siento liberada de no depender de las gafas. 

Mi experiencia ha sido muy buena, ya que la intervención fue rápida e indolora, solo notaba luces. El personal fue muy agradable. La tarde de la intervención fue un poco molesta ya que al tener dilatadas las pupilas, no veía con claridad y la anestesia me provocó mareo y revoltura. Al día siguiente, la visón mejoró, pero si es verdad que tenía mucha sensibilidad a la luz, aunque ya veía al 100%. A los dos días, solo tuve alguna molestia en el ojo y a la semana estaba haciendo vida normal. El postoperatorio ha sido muy bueno y el seguimiento por parte de todo el personal también.

Si había oído hablar de las lentes ICL pero creía que estaban destinada a personas con más miopía y por eso en un principio me decanté por el Lásik, además de que era más económico. No tuve buena experience al intentar operarme en otra clínica con esta técnica y aunque no pasó nada grave al final, tuve un gran susto y una pequeña lesión en quirófano al fallar la maquina. En cuanto visité al Dr. Ernesto Alonso Juárez me decanté por la lente ICL, ya que es mucho menos invasiva y es reversible. 

Mi visión es igual que cuando usaba gafas pero sin depender de ellas.

Sin duda, todo el proceso ha ido perfecto, tanto la atención recibida como el resultado obtenido. Llevaba años queriendo quitarme las gafas, por lo molestos que son, las marcas que dean cerca de la nariz, tener que limpiarlas continuamente, etc…

Mi calidad de vida ha mejorado muchísimo, sobre todo la libertad que siento de no tener que llevar gafas o no tener que buscarlas porque no sé donde las dejaba. Es una maravilla poder conducir sin gafas y ver con claridad a la gente. Nunca soporté las lentillas y me siento liberada de no depender de las gafas. 

Todo ha ido perfecto desde la cercanía y simpatía de todo el personal hasta los tiempos de espera, que han sido relativamente cortos.

 

 

Paloma Recio González Muriel

ICL
Ver perfecto desde el primer momento de la mañana, en la ducha, haciendo deporte, sin la incomodidad de gafas o lentillas y de un día para otro, me ha parecido increíble. 

Mi experiencia ha sido muy buena. Tiempo quirúrgico de aproximadamente 10 minutos, anestesia local y sedación ligera. Todo el personal muy amable. Único detalle en mi caso menos bueno fue el tiempo de espera desde el ingreso hasta la cirugía, por lo demás perfecto.

He decidido por la lente ICL principalmente por su carácter reversible. También que con la lente, la cornea no se daña apenas (solo la pequeña incisión para colocar la lente) y eso me pareció ventajoso de cara al futuro y en caso de necesitar otras intervenciones quirúrgicas oftalmológicas.

Desde la salida de quirófano y durante ese primer día postoperatorio se sienten molestias oculares tipo escozor, sensación de cuerpo extraño y un poco de dificultad en la visión. A partir del segundo día, se mejora por momentos haciendo vida prácticamente normal.

Ver perfecto desde el primer momento de la mañana, en la ducha, haciendo deporte, sin la incomodidad de gafas o lentillas y de un día para otro, me ha parecido increíble. 

Sin duda recomendaría la cirugía.

Roberto Gutiérrez Casas

ICL y Lensectomía
Me ha cambiado la vida, todavía me cuesta creer que después de toda la vida con gafas ya no me hacen falta. 

Mi experiencia ha sido muy buena, buen trato, rapidez, limpieza y un personal muy atento.

No había oído hablar de la técnica antes, me deje guiar por el Dr. Ernesto y él me convenció.

Me ha cambiado la vida, todavía me cuesta creer que después de toda la vida con gafas ya no me hacen falta. 

Por supuesto volvería a operarme.

Mi calidad de vida ha mejorado 100% sobre todo la despreocupación por las gafas y lentillas.

Si alguien duda en operarse por miedo que no lo dude, no te enteras de la operación.

Lucía Sánchez Vasallo

ICL
Con las lentes ICL noto total nitidez y los colores muy vivos, pero lo mejor es la comodidad de no llevar gafas o lentillas, las cuales cada vez toleraba menos. 

La cirugía fue muy rápida e indolora. Durante la intervención veía luces y manchas difusas y noté que me manipulaban los ojos, pero nada de dolor. El trato de todos los profesionales fue excelente desde que entré hasta que salí.

En lo referente a la post-cirugía, el primer día es el más molesto, ya que los ojos están sensibles y la luz intensa es desagradable, pero todo soportable. Al día siguiente mejoré mucho y veía al 100%. Con el uso de gotas diarias y cuidados que me recomendaron, en una semana o menos estaba perfecta.

Había oído hablar tanto del láser como de las lentes ICL a gente conocida y por internet. Cuando el doctor me informó sobre ambas opciones (tras un estudio muy completo) decidí decantarme por las lentes ICL ya que es una cirugía menos invasiva y, en concreto, por las características de mis ojos, era mucho más recomendable esta opción.

Con las lentes ICL noto total nitidez y los colores muy vivos, pero lo mejor es la comodidad de no llevar gafas o lentillas, las cuales cada vez toleraba menos. 

Al día de hoy estoy contenta con el resultado, por lo que no me arrepiento y sí volvería a operarme.

La sensación de abrir los ojos al despertar y ver todo nítido sin llevar gafas o lentillas es inmejorable. La comodidad de no tener que ponerte nada y de no notar la sequedad en los ojos que me producían las lentillas no lo cambiaría por nada. Y estoy segura de que poco a poco iré notando más mejorías en mi día a día.

 

 

Marina Calvo Chillón

ICL - hipermetropía y astigmatismo
Lo mejor de todo es no ver mi estuche de lentillas cada mañana y es simplemente lavarme la cara y estar lista para mi día.

La verdad que ni me enteré, gracias al tranquilizante y la anestesia no sentí ningún dolor, solo veía luces y formas porque obviamente estaban manipulando el ojo pero nada más. Recuperé la visión súper rápido, poco a poco iba viendo cada vez mejor y a las horas veía perfecto. Los primeros días sentía leves molestias en el ojo, pero fue más por los colirios antibióticos que por la propia operación.

Siempre pensé que sólo existía el láser, hasta que empecé a valorar operarme y estuve investigando por mi cuenta. El implante ICL no me pareció tan invasivo cómo el láser y a parte el Dr. Ernesto me explicó muy bien sus beneficios y vimos que era la mejor opción para mí.

Sólo ha pasado una semana desde mi operación y aún me sorprende abrir los ojos por la mañana y ver. No se puede describir con palabras lo que es no ver bien durante toda tu vida y que de un día para otro eso haya cambiado. 

Sí – volvería a operarme y seguiría eligiendo las lentes ICL.

Es raro leer algo sin gafas ni lentillas, muy raro y muy gratificante. Llevo gafas desde los 2 años y siempre las odié. Para mí esta operación era algo muy muy importante ya que ya no toleraba bien las lentillas de tanto ponérmelos. Así que sí, lo ha mejorado todo, veo perfecto y lo mejor de todo es no ver mi estuche de lentillas cada mañana y es simplemente lavarme la cara y estar lista para mi día. Aún tengo que recuperarme al 100%, pero los resultados se notan al momento.

Además quiero añadir que llevo viniendo a INSADOF desde que era pequeña y he acertado sin duda al ponerme en manos de este gran equipo para esta decisión tan importante. 

 

Ana Carnicero Antón

ICL
Por supuesto volvería a operarme. Ojalá lo hubiese hecho antes.

Yo estaba muy nerviosa, pero gracias a la rapidez de la intervención, el gran equipo que me atendió y que la mayor molestia que note fue la gota que le echan previamente para dilatar la pupila, he de decir que no lo hubiese imaginado mejor.

Tengo la córnea fina, por lo que esta técnica era la recomendada en mi caso. Aún así, creo que si hubiese podido elegir entre ambas, me hubiese decidido igualmente por éste, puesto que se trata de una intervención reversible y creo que ofrece mayor calidad de visión.

Sigo pensando en tener que quitarme las lentillas antes de ir a dormir. La verdad es que todavía no me hago la idea del cambio.

Por supuesto volvería a operarme. Ojalá lo hubiese hecho antes.

Ha mejorado mi calidad de vida totalmente ya que no quería depender de las gafas y as lentillas, después de varios años de uso apenas las toleraba.

Alicia Santibañez Tabernero

ICL
Maravillada de poder tumbarme a ver una película sin que se me claven las gafas, el despertarme de la cama y poder ver sin alzar la mano buscando las gafas, lavarme la cara viéndome en el espejo con total nitidez..... Creo que ha sido un acierto invertir en mí misma con esta cirugía. 

Mi experiencia ha sido muy buena, arropada con un trato cercano que tranquiliza antes y durante la cirugía. La intervención me pareció tan rápida que ni te enteras del tiempo, ya al salir sin ningún tipo de molestias y esa misma tarde ver bien, me parece increíble.

Me decidí por la lentes ICL ya que tengo mucha miopía y al conocer que esta técnica no modificaba la anatomía del ojo. También conocí a gente que se operó con esta misma técnica y el poder conocer lo bien y contentos que estaban me animaba a dar el paso. 

Mi visión ha ganado agudeza visual respecto a mis gafas, amplia zona de visión sin ver los marcos de las gafas y respecto a las lentillas, el poder frotarme el ojo sin que se nueva la lentilla y sin riesgos de perderla.

Volvería a operarme sin dudarlo, por poder hacer vida normal sin depender de un objeto.

Ha mejorado mi calidad de vida, tanto visual como en pequeños detalles del día a día, el no depender de llevarme siempre la caja de lentillas, liquido de lentillas o funda de gafas, el estar calculando horas para retirarme las lentillas por que si aguantaba mucho tenía molestias y sequedad en los ojos.

Maravillada de poder tumbarme a ver una película sin que se me claven las gafas, el despertarme de la cama y poder ver sin alzar la mano buscando las gafas, lavarme la cara viéndome en el espejo con total nitidez, el no tener miedo para conducir por las noches por que veía peor. Creo que ha sido un acierto invertir en mí misma con esta cirugía. 

José García Calvo

ICL
Poder levantarme por las mañanas y no tener que buscar las gafas.

Al principio estaba nervioso, era la primera vez que haría also así y no sabía que pasaría. Una vez que empezó la cirugía me sorprendí, no sentí nada, podía ver todo lo que pasaba y no era para nada incómodo. Tengo que admitir que al principio impresiona llegando a ponerte algo nervioso, pero mientras avanza la operación te vas relajando de lo bien que lo hacen.

Nunca había oído hablar de la técnica ICL. La primera vez que la escuché fue en una revisión y porque pregunté. Acabé por decidirme por esta técnica al escuchar todas las ventajas que tiene. 

Ha cambiado mi visión respecto a mi gafa bastante, y para bien. Me encantaba usar gafas por lo bien que me veía con ellas pero ahora no las echo de menos. No tengo que preocuparme por si se ensucian, se rompen o algo. Es una carga que te quitas de encima.

Volvería a operarme sin dudarlo.

Mi calidad de vida ha mejorado mucho. Me gusta hacer deporte, concretamente boxeo al cual voy si no son todos la mayoría de días y poder hacerlo sin gafas me encanta. Me ha quitado el miedo de que las rompan, no debo preocuparme por el sudor que cae en los cristales y lo mejor es que no veo borroso cuando recibo algún golpe por los lados, ahora los veo venir bien. Otra cosa que me gusta es poder levantarme por las mañanas y no tener que buscar las gafas, nunca sabía donde las había dejado por la noche.

Todo salió de maravilla. Como mucho decirle a la gente que la operación vale la pena y que no se arrepentirán.