Mireia Tofiño García

ICL
Parece mentira que te pueda cambiar tanto la vida en 20 minutos.

Tengo que reconocer que tenía autentico pavor a la cirugía, pero al mismo tiempo era algo que deseaba hacer desde hace 20 años. He llevado gafas desde los 6 años, y lentillas desde los 10, por lo que recuerdo todo mi vida dependiendo de ellas.

Mi miopía era muy elevada, por lo que no podía intervenirme con Lasik, y aunque había oído hablar de la lente ICL, siempre me dio respeto. Pero la seguridad y confianza que mostró el equipo INSADOF, así como la atención y pruebas realizadas, me ayudaron a decidirme.

Ahora puedo decir que estoy descubriendo nuevas experiencias, como poder diferenciar y leer la etiqueta del champú y gel en la ducha, despertar y poder ver la cara de mi pareja, dormirme la siesta mientras veo una película, o durante un viaje sin miedo a que se me queden pegadas las lentillas…

Lo que me entristece son las cosas que me he perdido por no haberlo hecho antes, y no me refiero a cuando era una adolescente y la cantidad de planes truncados por el “no puedo, no me he traído ‘lo de las lentillas’”. Si no, el no haber podido ver con nitidez la cara de mis hijos al nacer, o el no haber sido yo quien les cuidaba en la playa en lugar de ellos a mí.

Igual que los niños tienen miedo a ir al dentista, a mi lo que me asustaba era ir al oftalmólogo. Creo que siempre le tendré respeto, pero ya no viviré con el miedo de tener que parar mi vida porque las lentillas me hacen daño o la psicosis de encontrarme el ojo un poco rojo y tener que ponerme las gafas con las que no me manejo.

Parece mentira que te pueda cambiar tanto la vida en 20 minutos.

Leticia Martín Morales

ICL
No era del todo consciente de lo poco que veía hasta la implantación de la ICL.

Mi experiencia en la cirugía fue muy buena. Rápida, indolora y recuperé la visión a las pocas horas de la intervención.

Mi problema de visión se debe a una alta graduación de hipermetropía y astigmatismo en ambos ojos. En estos casos, el Dr. Alonso me comentó que el problema radica en el poco espacio que hay para implantar la lente. Tras una prueba que confirmaba que era posible el implante, me aconsejó la cirugía por ICL. Además, hace 10 años el Dr. Alonso implantó una lente a mi padre y los resultados han sido muy satisfactorios, no ocasionado ningún problema hasta la fecha.

La visión que recuperé horas después de la intervención, nada tiene que ver con la que me proporcionaban las lentillas o las gafas. Más nítida, mayor contraste & definición en los colores y lo más importante para mí, no tenía que forzar el ojo (con el consiguiente dolor de cabeza) para ver con mayor claridad. Además, las lentillas me irritaban el ojo por el continuo roce.

Sin ninguna duda volvería a hacerlo y recomiendo a todas las personas hipermétropes que se dejen aconsejar por un profesional de la talla del Dr. Alonso, que a pesar de la complejidad de a cirugía siempre me trasmitió seguridad y confianza en que todo saliera bien.

Por supuesto ha mejorado mi calidad de vida. No era del todo consciente de lo poco que veía hasta la implantación de la ICL. El deshacerme del uso continuo de gafas y lentillas ha sido un gran alivio para mí.

Solo tengo palabras de agradecimiento para todo el equipo de INSADOF.

Gustavo García Moreda

ICL Tórica
Ahora veo mucho mejor y es un gran alivio no andar dependiendo de gafas ni lentillas.

Mi experiencia en la cirugía ha sido muy buena. En un principio me preocupaba el hecho de tener que estar con los ojos abiertos cuando estaba acostumbrado a parpadear constantemente debido al uso de las lentillas. También me preocupaba si durante la cirugía sería capaz de no mover los ojos hacia los lados, pero no tuve ningún problema porque en ese momento no te das cuenta de esas cosas.

Confié en el Dr. Ernesto y su equipo y todo salió perfectamente. Estoy encantado con el trato recibido.

Había oído hablar de la técnica de la lente ICL porque hace 9 años ya se había operado mi hermana de la misma forma y está muy contenta, me había hablado muy bien.

Me decidí por esta técnica porque el Dr. Me explicó tanto las ventajas como los inconvenientes de ambas técnicas y  este caso todo era ventajas: la cirugía es reversible y menos agresiva que el láser (que además puede provocar ojo seco), factores que me hicieron decantar por la lente ICL.

Mi visión ha cambiado totalmente con respecto al uso de gafas y lentillas. Ahora veo mucho mejor y es un gran alivio no andar dependiendo de gafas ni lentillas. Me ha cambiado mucho la vida para mejor, he ganado bastante en calidad de vida.

Por supuesto que volvería a hacerlo en caso de que fuera necesario, pero no va  hacer falta porque todo ha salido perfectamente.

Una vez operado, me arrepiento de no haberlo hecho antes, ya que he estado usando lentilla desde los 9 años y la vida me ha cambiado totalmente. Recomiendo a todo el mundo que lo haga.

Mi calidad de vida después de la cirugía ha mejorado mucho. Ya no dependo de gafas ni lentillas, he ganado mucho en cuanto a libertad. Después de tantos años usándolos, es una liberación. De hecho, me parece mentira no tener que preocuparme por si me tengo que poner o quitar las lentillas.

Cada vez me alegro más de haberme operado y animo a todo el mundo a que lo haga, estamos en las mejores manos.

Que se dé más a conocer para que la gente se anime y llegue a toda la gente posible.

Beatriz Montellón Ruiz

ICL Tórica
Ha sido una de la mejores cosas que he hecho en mi vida

Mi experiencia ha sido genial. Poder levantarme abrir los ojos y ver eso no tiene precio. Ha sido una de la mejores cosas que he hecho en mi vida. La operación no duró nada y la recuperación buenísima.

Había oído hablar de la técnica ICL, me informaron en Valladolid. Pero una clienta me recomendó al Dr. Ernesto Alonso y como todo mi familia viene a la Clínica INSADOF, me decidí a venir. ¡¡Y dicho y hecho!!

Yo, aunque con la lentilla estaba cómoda, me las ponía 15 o 16 horas y las aguantaba pero en la playa, piscina siempre dependía de ellas. Veo igual que veía antes pero con la comodidad de no depender de lentillas, estuche, líquidos, gafas, etc.

Volvería a operarme sí, mil veces. Lo hubiera hecho antes.

Mi calidad de vida ha mejorado muchísimo. No dependo de lentillas y gafas, y poder abrir los ojos por la mañanas y ver para mí ha sido un cambio radical.

Todo perfecto. Todos y todas las enfermeras, el Dr. Son maravillosos. Tratan con un cuidado y un tacto a los pacientes que nos hacen sentir como en casa.

Engracia Pino Barceo

ICL
Salir del quirófano ya viendo todo lo que hay a tu alrededor es una maravilla

Mi experiencia ha sido muy buena. Fue todo muy rápido, apenas me enteré y salir del quirófano ya viendo todo lo que hay a tu alrededor es una maravilla.

Había oído hablar de la técnica ICL, pero no sabía muy bien en que consistía. Me dejé aconsejar por el Dr. Ernesto Alonso.

Respecto a mi visión con lentillas o gafas, ya es mucho más nítida y clara.

Volvería a operarme por supuesto, estoy encantada.

Mi calidad de vida ha mejorado sin duda alguna. Solo la comodidad de no tener que usar gafas y lentillas ya es muy gratificante.

No tengo sugerencia. Tan solo dar las gracias a todo el equipo de Insadof por el gran trabajo que realizan día a día.

Francisco José Batuecas

ICL
Mi visión ha mejorado porque veo con mayor claridad todos los objetos y sobre todo los colores porque entra muchas más claridad.

Mi experiencia ha sido muy buena porque me daba miedo la operación por si pudiera salir algo mal y todo ha ido según me explicó el Doctor, quitándole hierro al asunto y mostrándome la confianza plena para la cirugía.

Había oído hablar de ambas técnicas, porque conozco a gente que ha sido operada por ambas vías. Me he decidido por la lente ICL porque es lo que me ha recomendado el Doctor debido a mis dioptrías y porque es una técnica mas segura y que proporciona mayor calidad de visión.

Mi visión ha mejorado porque veo con mayor claridad todos los objetos y sobre todo los colores porque entra muchas más claridad y luz por los ojos, sobre todo con luz solar. Con la lentilla tenía problemas de sequedad ocular y con las gafas el problema de que se rallaran los cristales, y el ajuste continuo de patillas en las ópticas.

Sin lugar a dudas, porque la visión cada vez es mejor y pensaba que tendría sobre todo al principio muchas problemas de irritación, sequedad ocular o algún que otro efecto segundario por la lente ICL o por los colirios, pero tras una semana desde mi operación, todo va perfecto siguiendo el guion que me dijo el doctor y estoy muy contento.

Mi calidad de vida ha mejorado después de la cirugía. Con 10 dioptrías en cada ojo, necesitaba las gafas o lentillas para todo porque sino no veía nada y lo he ganado en calidad de vida, pues ahora voy a la ducha sin problemas, me levanto por la mañanas, puedo ira  la piscina o la playa, practicar deportes y todo tipo de situaciones que antes con las lentillas o gafas no podía o me supieron un problema.

Estoy muy contento con todo el personal de la clínica porque desde el primer día me han tratado fenomenal, con mucha amabilidad y mostrando en cada momento la profesionalidad que les avalan. He venido por recomendación y del mismo modo voy a recomendar a diestro y siniestro la clínica porque me han tratado genial.

 

 

María Celsa García Rodríguez

ICL
Tenía ganas de la intervención para librarme del uso de gafas y lentillas.

Mi experiencia ha sido muy buena, fabulosa. No tenía miedo a la intervención, estaba muy tranquila. En el transcurso de la cirugía todo se desarrolló con normalidad. Me sentí muy segura del trabajo de los profesionales. Fue rápido.

Había oído comentarios de conocidos y en internet. Tenía ganas de la intervención para librarme del uso de gafas y lentillas. Mi oftalmóloga directamente me aconsejó ICL.

Las gafas hacían que no tuviera una buena visión, y en el último año he debido utilizarlas por otros problemas. Llevaba 30 años con lentillas, y ya no podía utilizarlas más. Ahora siento que veo mejor que con las lentillas incluso. Ya no dependo de nada.

Volvería a operarme sin duda alguna. Y lo recomiendo.

Mi calidad de vida ha mejorado notablemente, puesto que con las gafas no tenía esta calidad de visión. Me siento segura por ello, y también por el tema estético, no me gustaba cómo me quedaban las gafas con tantas dioptrías.

Todo ha salido perfectamente. Alabo tanto el trato, como la organización como la asistencia tanto antes como durante y después de la cirugía.

 

Verónica Fraile González

ICL
Despertarme y ver es algo que me parece increíble. Abrir ahora mis ojos y ver, es un sueño.

Mi experiencia ha sido muy buena, la intervención muy corta, la recuperación muy rápida, en tres días estaba haciendo vida normal. La tranquilidad y confianza que tenía en el Dr. Ernesto Alonso hicieron que todo resultara muy fácil.

Solo había oído hablar de la técnica ICL cuando el Dr. Ernesto Alonso me habló de las lentes ICL. Me decidí por las ICL porque las explicaciones y ventajas del Doctor me hicieron ver que era la mejor opción.

Ya me ha aumentado mi visión en un 15% en cada ojo, y sobre todo la calidad de visión que ha ganado nada más salir del quirófano.

Sin ninguna duda volvería a operarme, salir de ese quirófano viendo es saber que es una de las mejores decisiones de mi vida. Gracias por cambiarme la vida.

Ha mejorado mi calidad de vida totalmente. Solo despertarme y ver es algo que me parece increíble, algo tan sencillo para todo el muncho y que no le dan importancia, para mi que desde los dos años lo primero que hacía era llevar mi mano a la mesilla para coger mis gafas. Abrir ahora mis ojos y ver, es un sueño.

Hay que anunciar más este tipo de lente para que llegue a más gente que ni siquiera saben que existen. Más publicidad porque con el gran equipo en la Clínica INSADOF mejoráis la vida de mucha gente.

Pablo Velloso

ICL
Me decidí por ICL porque es un proceso reversible que no genera tantos halos.

Mi experiencia ha sido buena. La intervención duró muy poco tiempo y la recuperación fue rápida, al día siguiente veía nítidamente a todas las distancias.

Varios amigos y familiares están operados de LASIK o PRK; su experiencia fue muy buena al principio pero con el paso de los años tienen molestias y a pesar de volver a llevar gafa mantienen mala visión nocturna. Me decidí por ICL porque es un proceso reversible que no genera tantos halos.

En mi caso estaba muy cómodo con mis gafas y lentes de contacto, en concreto, tenía muy buena visión con mis lentillas y nunca he notado molestias. Mi visión es muy similar a la que tenía con lente de contacto.

Sin duda, volvería a hacerlo.

Por mi graduación dependía constantemente de gafa o lentilla, lo que implicaba que veía muy mal en situaciones como la playa, la piscina o en tareas tan cotidianas como ver la hora del despertador o ver en la ducha.