Juan José Gonzalez González

ICL
Tengo mejor visión que con las gafas o lentillas.

Era la primera vez que estaba en un quirófano, iba un poco nervioso y la espera no ayudó, pero al final la cirugía fue muy rápida y no se siente nada. Es menos de 10 minutos ya había terminado todo. Fue una maravilla salir ya viendo del hospital, únicamente con una pequeña molestia en el ojo izquierdo. Una vez pasado el efecto de las pupilas dilatadas ya veía perfectamente y al día siguiente ya no tenía ninguna molestia.

Había oído hablar de la técnica ICL. Mi hermana se operó hace poco más de un año y fue la que me comentó la existencia de las lentes ICL. Me decidí por esta técnica porque tenía demasiadas dioptrias para el Lasik y la opinión del doctor de que ésta era mejor opción con menos efectos secundarios.

Es una maravilla despertarse y ver perfectamente. Tengo mejor visión que con las gafas o lentillas y también noto mucha mejora cuando conduzco de noche.

Sin ninguna duda volvería a operarme, creo que he tomado la decisión correcta. De hecho, igual debería haberme operado antes. Así que animo a cualquiera que dude en hacerlo, no se arrepentirá.

No tener que depender de gafas o lentillas continuamente después de tantos años es una maravilla y una mejora en calidad de vida. No tener molestias después de muchas horas con las lentillas. La sensación de despertarme por la mañanas y ver bien. También a la hora de conducir por la noche veo infinitamente mejor.

Solo quiero dar las gracias a todo el equipo y animar a todo el que esté en duda en operarse, no se arrepentirán.

 

Álvaro Aparicio de la Peña

ICL alta graduación
Las gafas te soluciona un problema, pero la calidad de visión - y de vida - es mejor sin ellas.

Prácticamente salí viendo de la operación. Ese día por la dilatación y por la operación tan reciente no ves bien del todo, pero al día siguiente ya tuve una visión bastante aproximada a como me ha quedado.

El ojo derecho quedó perfecto desde el minuto uno. El izquierdo, quedó casi perfecto: en ese ojo pasé de tener 8 de miopía y 5,5 de astigmatismo a tener 0 de miopía y algo más de un punto de astigmatismo. Ese tema se solucionó en los días siguientes a la operación mediante unas incisiones realizadas en consulta y se consiguió dejar mi ojo izquierdo con una visión perfecta. Los famosos halos se han ido casi por completo a las pocas semanas de la operación. En mi caso, han sido pocas molestias y se han ido rápidamente.

Es mucho mejor ver sin gafa o lentilla. Las gafas te soluciona un problema, pero la calidad de visión – y de vida – es mejor sin ellas.

Sin duda volvería a operarme.

Es jodidamente maravilloso ver sin lentillas ni gafas. Hacía años que no estaba sin gafas tantas horas y sin sentir molestias en los ojos, las lentillas me molestaban al poco tiempo de llevarlas en los últimos años.

Rebeca Barbero Parra

ICL
Ha mejorado definitivamente mi calidad de vida. 

Mi experiencia ha sido muy pero que muy satisfactoria. No me ha arrepentido ni un solo día de haberlo hecho. Es más, debería haberlo hacho antes. Tanto el pre-operatorio, la cirugía y las consultas de después han sido muy cómodos y fáciles para mí. Iba con un poco de miedo a la cirugía pero fue rápido y sin dolor. ¡¡¡¡Un 10!!!!

Había oído hablar de la técnica ICL pero lo que me hizo decidirme fue la explicación y la confianza del Dr. Alonso y los beneficios frente al láser.

Respecto a mi visión con lentillas ya no me resecan los ojos. Mis lentillas ya me costaba aguantarlas y veo mucho más nítido y a más distancia.

Sin ningún tipo de duda volvería a operarme.

Parece una bobada pero no depender de gafas y lentillas ha sido una mejora muy buena y ha mejorado definitivamente mi calidad de vida. 

 

Laura Hernández Hernández

ICL
Volvería a operarme, por la mejoría tanto en visión como en calidad de vida.

La cirugía fue muy rápida e indolora. Iba nerviosa, pero fue llegar al quirófano, y la amabilidad de los profesionales que estaban allí hizo que me sintiera realmente cómoda. Llevaba un tiempo planteándome la cirugía, pero nunca me atrevía a dar el paso. Ahora que puedo ver todo con la perspectiva de haberme operado, he de decir que fue un acierto total.

Oí hablar de la lente ICL hace tiempo, pero no la conocía en profundidad. En la clínica, tras las pruebas preoperatorias, el Dr. Alonso me explicó ambas opciones y me decanté por la lente ICL por ser un método reversible, además de rápido e indoloro.

He notado un gran cambio en mi visión, viendo con mucha más nitidez y a más distancia y, sobre todo, sin depender de gafas o lentillas. Además, llevaba varios meses en los que, si llevaba puesta la lentilla varias horas, notaba sequedad en los ojos y, desde que me operé, no he vuelto a tener ninguna molestia.

Volvería a operarme, por la mejoría tanto en visión como en calidad de vida. De hecho, animo a cualquier persona que esté dudando en si operarse o no, ya que es una apuesta segura y no se va a arrepentir.

Mi calidad de vida ha mejorado notablemente desde la operación: no depender de gafas o lentillas para poder ver, no tener molestias en los ojos… Aspectos tan simples como despertar de noche y poder ver la hora en tu despertador hacen que la operación haya valido la pena.

No tengo ninguna sugerencia que hacer. Solamente darles las gracias por el trato que he recibido desde la primera consulta hasta la última revisión. Hacen que los pacientes se sientan en las mejores manos. Mi experiencia en INSADOF no ha podido ser mejor.