María Pilar Vicente Sánchez

CIrugía de Cristalino - LIO Trifocal
Es curioso lo poquito que dura y merece la pena para toda una vida.

Mi experiencia ha sido gratificante. No he sentido dolor ni molestia de ningún tipo en el momento de la cirugía, tanto que no da tiempo a preocuparte debido a la rapidez del proceso. Es algo que era muy deseado y me he sentido muy bien.

Me decidí por una lente multi-focal (trifocal) por el deseo de poder ver sin gafas sin preocuparme durante todo el día. Es una experiencia de la que sabía que no me iba a arrepentir.

En pocas palabras mi experiencia ha sido maravillosa.

Desde el día de la primera consulta lo tenía muy claro. Es curioso lo poquito que dura y merece la pena para toda una vida.

Desde el primer momento he podido hacer vida normal. Dos días para que la luz no fuera tan molesta, pero desde el momento que sales de la cirugía simplemente tienes que ser constante con el horario de las gotas.

Por supuesto que lo recomendaría sin dudarlo. El ver sin gafas nada más salir de la operación es algo que provoca felicidad, y más si llevas tiempo queriéndolo  hacer. Te olvidas definitivamente de las gafas y merece mucho la pena.

 

Laura Pérez Carrero

ICL
Aún no me creo que no necesito gafas ni lentillas.

He recibido un trato muy agradable por parte de todo el personal de la Clínica y en quirófano. La intervención fue mucho más corta de lo que imaginaba. Sentí una pequeña presión que duró unos segundos y el doctor me dijo que ya estaba. Buena experiencia en general.

Había oído de la lente ICL, hace unos meses cuando se operó un amigo. Me decidí por la lente ICL por la reversibilidad de la intervención y por mi alta graduación.

Ahora veo más nítido y llego a más distancia de lejos. De cerca aún estoy adaptándome.

Volvería a operarme sin duda. Aún no me creo que no necesito gafas ni lentillas.

Desde luego, sin duda ha mejorado mi calidad de vida. No tener que estar pendiente de las gafas o las lentillas, despertarme y ver. Que no se te empañen las gafas trabajando con las mascarilla…..

Dr. Francisco Javier Corredera Hernández

ICL
Mi experiencia ha sido espectacular.

Mi experiencia ha sido espectacular. Previo a la cirugía, el día de la cirugía y posterior.

La cirugía consciente continuamente pero con sensación temporal alterada por medicación. Una sensación agradable, nada estresante.

Yo había oído hablar de la técnica ICL. El hecho de no modificar anátomicamente y de forma irreversible del ojo.

Tengo buena visión de forma continua.

Sí volvería a operarme. Y mi calidad de vida ha mejorado.

Un trabajo excelente, enhorabuena.

 

 

Leticia Martín Morales

ICL
No era del todo consciente de lo poco que veía hasta la implantación de la ICL.

Mi experiencia en la cirugía fue muy buena. Rápida, indolora y recuperé la visión a las pocas horas de la intervención.

Mi problema de visión se debe a una alta graduación de hipermetropía y astigmatismo en ambos ojos. En estos casos, el Dr. Alonso me comentó que el problema radica en el poco espacio que hay para implantar la lente. Tras una prueba que confirmaba que era posible el implante, me aconsejó la cirugía por ICL. Además, hace 10 años el Dr. Alonso implantó una lente a mi padre y los resultados han sido muy satisfactorios, no ocasionado ningún problema hasta la fecha.

La visión que recuperé horas después de la intervención, nada tiene que ver con la que me proporcionaban las lentillas o las gafas. Más nítida, mayor contraste & definición en los colores y lo más importante para mí, no tenía que forzar el ojo (con el consiguiente dolor de cabeza) para ver con mayor claridad. Además, las lentillas me irritaban el ojo por el continuo roce.

Sin ninguna duda volvería a hacerlo y recomiendo a todas las personas hipermétropes que se dejen aconsejar por un profesional de la talla del Dr. Alonso, que a pesar de la complejidad de a cirugía siempre me trasmitió seguridad y confianza en que todo saliera bien.

Por supuesto ha mejorado mi calidad de vida. No era del todo consciente de lo poco que veía hasta la implantación de la ICL. El deshacerme del uso continuo de gafas y lentillas ha sido un gran alivio para mí.

Solo tengo palabras de agradecimiento para todo el equipo de INSADOF.

María Celsa García Rodríguez

ICL
Tenía ganas de la intervención para librarme del uso de gafas y lentillas.

Mi experiencia ha sido muy buena, fabulosa. No tenía miedo a la intervención, estaba muy tranquila. En el transcurso de la cirugía todo se desarrolló con normalidad. Me sentí muy segura del trabajo de los profesionales. Fue rápido.

Había oído comentarios de conocidos y en internet. Tenía ganas de la intervención para librarme del uso de gafas y lentillas. Mi oftalmóloga directamente me aconsejó ICL.

Las gafas hacían que no tuviera una buena visión, y en el último año he debido utilizarlas por otros problemas. Llevaba 30 años con lentillas, y ya no podía utilizarlas más. Ahora siento que veo mejor que con las lentillas incluso. Ya no dependo de nada.

Volvería a operarme sin duda alguna. Y lo recomiendo.

Mi calidad de vida ha mejorado notablemente, puesto que con las gafas no tenía esta calidad de visión. Me siento segura por ello, y también por el tema estético, no me gustaba cómo me quedaban las gafas con tantas dioptrías.

Todo ha salido perfectamente. Alabo tanto el trato, como la organización como la asistencia tanto antes como durante y después de la cirugía.

 

Pablo Velloso

ICL
Me decidí por ICL porque es un proceso reversible que no genera tantos halos.

Mi experiencia ha sido buena. La intervención duró muy poco tiempo y la recuperación fue rápida, al día siguiente veía nítidamente a todas las distancias.

Varios amigos y familiares están operados de LASIK o PRK; su experiencia fue muy buena al principio pero con el paso de los años tienen molestias y a pesar de volver a llevar gafa mantienen mala visión nocturna. Me decidí por ICL porque es un proceso reversible que no genera tantos halos.

En mi caso estaba muy cómodo con mis gafas y lentes de contacto, en concreto, tenía muy buena visión con mis lentillas y nunca he notado molestias. Mi visión es muy similar a la que tenía con lente de contacto.

Sin duda, volvería a hacerlo.

Por mi graduación dependía constantemente de gafa o lentilla, lo que implicaba que veía muy mal en situaciones como la playa, la piscina o en tareas tan cotidianas como ver la hora del despertador o ver en la ducha.

Luis Castilla Villoria

ICL
Para mí lo más importante ha sido la libertad que me ha dado.

Mi experiencia ha sido muy positiva. Siempre una intervención da miedo y sobre todo en algo tan sensible e importante como los ojos pero desde el primer instante tuve la sensación de tranquilidad y fui acompañado en todo momento por el personal de la clínica.

No había oído hablar de esta técnica que creo que aún es bastante desconocida para la gente. Si había oído hablar del Lasik pero me pareció que una técnica que permite llegado el caso sustituir las lentes por otras era más interesante. También me animó la seguridad con la que se me transmitía, por parte del doctor, los beneficios de esta técnica.

Mi vida ha cambiado por completo. Llevaba con gafas o con lentillas 30 años aproximadamente. Para mí lo más importante ha sido la libertad que me ha dado, sentirme liberado de repente de algo que parece mentira pero te tiene continuamente pendiente, bien de las gafas, bien de las lentillas y cuando viajas de las dos cosas a la vez. Por ejemplo, me gusta montar en moto y esquiar y amabas cosas se hacen más placenteras y cómodas por no tener que permanentemente usar gafas, gafas de sol graduadas o gafas de sol normales con lentillas.

Por supuesto volvería a operarme, salir de la intervención viendo ya sin gafas es una experiencia única; Si mañana tuviese un problema de aumento de dioptrías, sin duda realizaría de nuevo la intervención para cambiar las lentes. Eso demuestra que la experiencia inicial de la intervención ha sido muy excelente.

Mi calidad de vida ha mejorado muchísimo. Sólo el hecho de despertarte por la mañana y no alargar la mano a la mesilla para buscar las gafas ya es un gesto de mejora de la calidad de vida. Estar pendiente de las lentillas diarias, de llevar los paquetes para varios días cuando viajas, o de los líquidos anteriormente, o llevar dos gafas, unas normales y otras de sol graduadas, son cosas que parece mentira pero mejoran tu calidad de vida.

Por ejemplo, el simple hecho de limpiar cada rato las gafas porque no ves bien parece un gesto sencillo pero cuando se repite constantemente es irritante y pesado.

Quizá la única sugerencia será la de divulgar más este sistema en contraposición con el Lasik porque estoy seguro que muchas personas se decantarían por ello. A nivel de la atención recibida, de la calidad del trato y del resultado de la intervención ninguna