Bruno Goiburu Martín

ICL
El cambio en mi visión ha sido radical, ahora es perfecta.

La experiencia en cirugía ha sido muy positiva. Los temores previos eran infundados. La gestión y organización han sido sobresalientes. La cirugía en si es un proceso muy rápido, indoloro y sorpresivo al salir de ella con visión.

El Dr. Ernesto Alonso fue el que me la dio a conocer y me la recomendó por su eficacia.

El cambio en mi visión ha sido radical en positivo. Ahora mi visión es perfecta. Al cabo de unos días la recuperación es total y la visión sorprende. Me paso el día observando…..

Lo que realmente me arrepiento es de no haberlo hecho antes.

La calidad de visión es muy alta y deshacerse de las gafas y lentillas muy positivo. El ir a la piscina, a la playa, la ducha eran situaciones que antes eran incómodos. El despertarse y ver es muy sorprendente.

Marcos Redondo Estévez

ICL
Mi calidad de vida ha mejorado porque ya no tengo dependencia de las gafas ni las lentillas.

La experiencia en la cirugía fue muy buena. Durante la intervención no sentí ninguna molestia y fue muy rápida.

Había oído hablar de la técnica ICL por un conocido. Al final decidí por recomendación del doctor.

Mi visión ha mejorado en que no tengo que ponerme lentillas ni gafas por lo que evito las molestias relacionadas con ellas. Así que mi calidad de vida ha mejorado porque ya no tengo dependencia de las gafas ni las lentillas.

Volvería a operarme sin duda.

José Luis Hernández Pérez

ICL
Ahora tengo una visión nítida y clara.

El proceso en quirófano ha sido rápido, cómodo y exitoso.

Yo había oído hablar del laser, pero una vez hablado con el doctor sobre la técnica finalmente utilizada, me decidí por ella por la confianza que me daba el doctor respecto a otras técnicas.

Mi visión ha cambiado como de la noche al día. Ahora tengo una visión nítida y clara. Estoy muy contento.

Volvería a operarme sin dudarlo. Incluso se lo recomendaría a cualquier persona que estuviera en mi situación o duda.

Mi calidad de vida ha mejorado totalmente.

Miguel Ángel Puerto Alonso

ICL
La calidad de mi visión ha mejorado mucho.

Ha sido una experiencia buena, porque después de mas de 10 años veo bien y sobre todo de noche.

Me he informado en varios especialistas y  en la clínica INSADOF me hablaron de las lentes ICL. Decidí por las ICL porque tenía la facilidad de quitarme las lentes y quedarme como estaba.

Mi visión ha cambiado totalmente. Nunca había visto así porque tenía muchas dioptrías.

La calidad de mi visión ha mejorado mucho.

Beatriz Romo Hernández

ICL
La sensación de levantarse y no necesitar buscar las gafas para ver y comenzar el día, es estupenda.

Ha sido una experiencia muy positiva con un trato inmejorable por grandes profesionales. Fue una intervención bastante rápida, sin ninguna molestia. Entré en quirófano bastante nerviosa pero en seguida, el Dr. Ernesto Alonso y su equipo me hicieron sentir cómoda. Tuve la certeza de que todo saldrá bien.

El resultado fue increíble, salí de quirófano, me llevaron a la habitación y a los pocos minutos podía ver, casi como si tuviera gafas puestas.

El Dr. Ernesto Alonso me había operado unos años atrás y estaba muy contenta con los resultados. Me decidí por esta técnica por la reversibilidad en la intervención y por la seguridad que me transmitió el Dr.

Mi visión es quizás un poco mejor respecto a cuando usaba gafas o lentillas. Donde he notado un gran cambio es en la comodidad que me supone estar operada ya no necesito depender de lentillas para hacer deporte, voy de viaje y no tengo que estar pendiente de llevar gafas, lentillas, líquido…. O de tener que quitarme las lentillas transcurridas pocas horas porque me molestan.

Volvería a operarme sin ningún tipo de duda.

Ha mejorado muchísimo mi calidad de vida en estos 7 meses. La sensación de levantarse y no necesitar buscar las gafas para ver y comenzar el día, es estupenda.

Animo a todo el mundo a someterse a esta intervención, es rápida, segura, indolora y efectiva.

 

Isabel Morales Vicente

LASIK femtosegundo
He ganado tiempo y comodidad.

Una vez que vine a la consulta y hablé con los profesionales, tenía más claro que tenía que dar el paso. Tomada la decisión lo único que tenía eran unas ganas tremendas de que el día llegara. Y llegó. Todo fue rápido, tal y come me lo habían explicado en la consulta y aunque las 2 horas siguientes me picaban los ojos un montón, se pasó y empecé a sentir la mejoría.

He oído hablar del láser femtosegundo hace unos años, lo consulté pero decidí esperara a que pasara un tiempo tras un parto. Sobre todo tomé la decisión porque no quería seguir cargando con las gafas, por no volver a buscarlas y limpiarlas cada poco. Porque ir a la moda con gafas de sol era imposible, no puedo comprarme unas graduadas cada año.

Mi vida ha cambiado, es fantástico. Veo como cuando no tenía miopía. ¡Parece que vuelves a tener 15 años!

Evidentemente volvería a operarme. Ha pasado solo una semana y el resultado parece que es muy bueno. Claro que volvería a hacerlo.

Ha mejorado mi calidad de vida. He ganado tiempo y comodidad. Ahora no tengo que buscar las gafas antes de salir a casa, no tengo que llevar toallitas para limpiarlas, mi hijo pequeño ya no me las puede tirar al suelo y mi cara vuelve a estar en primer plano.

María Calvo Arroyo

ICL
Algo así como un sueño hecho realidad

Ha sido una experiencia muy gratificante. Antes de entrar a quirófano tenía mucho miedo por si no fuese a hacer efecto la anestesia (previamente me ocurrió en la cesárea de mi hijo mayor) y más aún cuando el sentido que ha estado en juego es el de la vista. Por  suerte en esta clínica hay un gran equipo que hizo un gran trabajo sobre mis ojos sin yo notarlo y todo resultó con éxito y sobre todo he tenido una recuperación muy rápida.

Yo soy miope desde nacimiento prácticamente, pues empecé a usar gafas con 3 años. Cuando decidí operarme un 27/01/2017 mi graduación a los 33 años era de 20,5 dioptrías en el ojo izquierdo y 18,5 dioctrías en el ojo derecho. Cuando salí de quirófano mi ojo derecho veía perfectamente y mi ojo izquierdo había recuperado 19 dioctrías  ¡¡¡ ALGO ASÍ COMO UN SUEÑO HECHO REALIDAD- YA NO DEPENDÍA DE UNA GAFA O UNAS LENTILLAS PARA VERLE LA CARA A LA GENTE¡¡

A pesar de que muchas veces mis ojos están cansados y resecos (consecuencias de las cuales fue totalmente informada antes y después de la cirugía por ser una miopía magna difícil de salvar al 100% con una sóla intervención) y llegan a ver borroso (pues el ojo totalmente bueno tiene que suplir la deficiencia de 1,5 dioctrías del otro), ni mucho menos puede compararse a como estaban mis ojos cuando usaba gafas y lentillas y encima estás no podía usarlas más de 8 horas seguidas.

Por supuesto volvería a operarme una y otra vez.

Mi calidad de vida ha mejorado muchísimo, ya me veo los pies al ducharme, ya veo donde está la toalla situada cuando voy a la piscina o la playa. Y no sólo por la no dependencia de la gafa antes de acostarme (a la mesilla) y justo al despertarme (cogerla de la mesilla) sino sobre todo por la no dependencia de la lentilla fuera de casa (por ejemplo: que si se mete algo en el ojo, que si se ensucian y no veo, que si veo borroso, y contando con la mayor higiene requerida posible.

 

Goizargi Corral Martínez

ICL
Ha sido una experiencia genial, ahora puedo hacer muchas más cosas que antes por miedo a perder las lentillas.

Ha sido una experiencia genial, que se lo recomendaría a todo el mundo. Al principio vas con un poco de miedo, pero no se nota nada, no molesta, es una gozada. 100% recomendable.

Si había oído hablar de la técnica y al tener tantas dioptrías ya sabía que la opción era la ICL, de todas formas el Dr. Ernesto Alonso no tuvo ninguna duda.

Veo mucho mejor que lo que veía con lentillas, mis ojos están más descansados y no los tengo irritados. Ha cambiado mi vida por completo a mucho mejor. Volvería a operarme sin dudarlo.

Mi calidad de vida ha mejorado por supuesto. Ahora puedo hacer muchas más cosas que antes por miedo a perder las lentillas o por vergüenza a que me viesen con gafas.

Habéis sido todos encantadores, trato excelente y amable. Millones de gracias.

 

Olga Gil García

ICL esférica
Yo tenía 9 dioptrías y sin gafas no veía nada. Salir del quirófano y ver sin nada es una pasada.

Ha sido buena, muy buena. No te enteras de nada, dura muy poco y sales del quirófano sin gafas y viendo mejor. Yo tenía 9 dioptrías y sin gafas no veía nada. Salir del quirófano y ver sin nada es una pasada. No percibía ningún dolor. Desde el primer momento pude hacer vida normal con cuidado y a la semana ya estaba trabajando.

Había oído hablar de la técnica ICL. Me decidí por la lente, ya que el doctor me la aconsejó, me dijo que la lente es mejor y que el láser era agresivo. La lente siempre se puede quitar y con el láser no hay retorno.

Respecto a las gafas, puedes ver por los laterales y la visión es mucho mejor. Y respecto a las lentillas, la visión es mejor sin tener la sensación de que las lentillas se pegan al ojo por sequedad.

Volvería a operarme sin dudarlo.

Ha mejorado muchísimo mi calidad de vida. Hacer deporte, ir a la playa sin gafas y muchas más comodidades. No tener que estar pendiente de las horas que llevas puestas la lentillas, sin sequedad en los ojos.

Alba Baz Pérez

ICL
Ahora, sin gafas ni lentillas veo mejor que antes de la operación.

Mi experiencia ha sido muy buena. Es una cirugía muy rápida y al salir de quirófano ya notas resultados en la vista.

Sí había oído hablar de ICL, familiares ya se habían operado con esta técnica. Preferí ICL frente a Láser principalmente por el tiempo de recuperación, ya que en ICL no hay prácticamente recuperación es algo inmediato.

Ahora, sin gafas ni lentillas tengo mejor vista (veo mejor) que antes de la operación.

Volvería a operarme sin ninguna duda. Es rápido (20 minutos) indoloro y no notas ninguna molestia y al día siguiente ya estás perfecta.

Ha mejorado la comodidad de no depender de gafas ni de las lentillas, para conducir principalmente.

Muy buena atención al paciente.