Francisco José Batuecas

ICL
Mi visión ha mejorado porque veo con mayor claridad todos los objetos y sobre todo los colores porque entra muchas más claridad.

Mi experiencia ha sido muy buena porque me daba miedo la operación por si pudiera salir algo mal y todo ha ido según me explicó el Doctor, quitándole hierro al asunto y mostrándome la confianza plena para la cirugía.

Había oído hablar de ambas técnicas, porque conozco a gente que ha sido operada por ambas vías. Me he decidido por la lente ICL porque es lo que me ha recomendado el Doctor debido a mis dioptrías y porque es una técnica mas segura y que proporciona mayor calidad de visión.

Mi visión ha mejorado porque veo con mayor claridad todos los objetos y sobre todo los colores porque entra muchas más claridad y luz por los ojos, sobre todo con luz solar. Con la lentilla tenía problemas de sequedad ocular y con las gafas el problema de que se rallaran los cristales, y el ajuste continuo de patillas en las ópticas.

Sin lugar a dudas, porque la visión cada vez es mejor y pensaba que tendría sobre todo al principio muchas problemas de irritación, sequedad ocular o algún que otro efecto segundario por la lente ICL o por los colirios, pero tras una semana desde mi operación, todo va perfecto siguiendo el guion que me dijo el doctor y estoy muy contento.

Mi calidad de vida ha mejorado después de la cirugía. Con 10 dioptrías en cada ojo, necesitaba las gafas o lentillas para todo porque sino no veía nada y lo he ganado en calidad de vida, pues ahora voy a la ducha sin problemas, me levanto por la mañanas, puedo ira  la piscina o la playa, practicar deportes y todo tipo de situaciones que antes con las lentillas o gafas no podía o me supieron un problema.

Estoy muy contento con todo el personal de la clínica porque desde el primer día me han tratado fenomenal, con mucha amabilidad y mostrando en cada momento la profesionalidad que les avalan. He venido por recomendación y del mismo modo voy a recomendar a diestro y siniestro la clínica porque me han tratado genial.

 

 

Verónica Fraile González

ICL
Despertarme y ver es algo que me parece increíble. Abrir ahora mis ojos y ver, es un sueño.

Mi experiencia ha sido muy buena, la intervención muy corta, la recuperación muy rápida, en tres días estaba haciendo vida normal. La tranquilidad y confianza que tenía en el Dr. Ernesto Alonso hicieron que todo resultara muy fácil.

Solo había oído hablar de la técnica ICL cuando el Dr. Ernesto Alonso me habló de las lentes ICL. Me decidí por las ICL porque las explicaciones y ventajas del Doctor me hicieron ver que era la mejor opción.

Ya me ha aumentado mi visión en un 15% en cada ojo, y sobre todo la calidad de visión que ha ganado nada más salir del quirófano.

Sin ninguna duda volvería a operarme, salir de ese quirófano viendo es saber que es una de las mejores decisiones de mi vida. Gracias por cambiarme la vida.

Ha mejorado mi calidad de vida totalmente. Solo despertarme y ver es algo que me parece increíble, algo tan sencillo para todo el muncho y que no le dan importancia, para mi que desde los dos años lo primero que hacía era llevar mi mano a la mesilla para coger mis gafas. Abrir ahora mis ojos y ver, es un sueño.

Hay que anunciar más este tipo de lente para que llegue a más gente que ni siquiera saben que existen. Más publicidad porque con el gran equipo en la Clínica INSADOF mejoráis la vida de mucha gente.

María Domínguez Díez

ICL
He decidido por lentes ICL porque es un proceso relativamete reversible.

Mi experiencia ha sido muy buena. A pesar de conocer la cirugía, inevitablemente se sienten nervios al entrar en un quirófano. La sensación fue de que pasó todo muy rápido.

He decidido por lentes ICL, a corto plazo, porque tengo ojo seco y tengo molestias habitualmente, así que no me plantaba una cirugía LASIK por miedo a aumentar los síntomas. Porque es un proceso relativamete reversible que permite mantener la córnea vírgen, de tal forma que en un futuro puedo optar a otras opciones de corrección si lo requiero, ya sea por cataratas o por cualquier otra circunstancia. También conduzco muchas horas, especialmente de noche, y para mí era importante mantener una buena visión en conducción nocturna.

En mi caso las lentes de contacto me facilitaban buena visión durante muy pocas horas, se ensuciaban o secaban y me producían molestias. Las gafas me proporcionaban buena visión pero para muchas tareas son incómodas, como deportes o actividades de agua. Como tenía poca graduación en muchos casos optaba por no llevar gafa ni lentilla, con la consiguiente mala visión. Ahora veo de forma nítida durante todo el día.

Sí. Volvería a operarme.

Sí, ha mejorado mi calidad de vida. Como ya he comentado, pasaba muchas horas o con molestias por las lentillas o viendo borroso de lejos, ha sido una gran mejora ver nítidamente durante todo el día.

Vanesa Hernández Andrés

ICL
“Yo no puedo estar más feliz. Mi visión es clara y nítida - Ahora lo que no quiero es cerrar los ojos.”

La experiencia inmejorable. Desde el primer momento que entré por la consulta todo fue optimismo (algo que en otros profesionales no me mostraban). La cirugía fue rápida y con un post-operatorio cómodo y muy satisfactorio.

Mi mayor conocimiento era con Láser (un método que con mis circunstancia no era viable). Per me recomendaron acudir aquí a INSADOF para que me explicaran esta técnica. Desde mi experiencia optaría siempre por la lente ICL ante que por el Láser – tiene muchos más beneficios.

Mi visión desde el primer momento que abrí los ojos ya había avanzado. Ahora consigo ver carteles, luminosos, soy capaz de distinguir a persona a corta y larga distancia. Mi visión es clara, nítida. Todo esto no era capaz con mis lentillas y mucho menos aún con mis gafas.

Volvería a hacerlo sin dudarlo ni un segundo. Lamento no haberlo hecho antes. Siempre había dudas por el resultado, al día de hoy tengo que decir (a menos de 8 días de la intervención), que gracias a la cirugía, tengo una visión del 100%. Creo que será una sensación que no olvidaré nunca.

Por supuesto igual que mi visión ha mejorado al 100%,  ha mejorado mi calidad de vida también. Ya no soy dependiente de esas gafas de la que no me podía separar. He experimentado por primera vez en la vida que hay luces y claridad.

Esto es algo que me impresiona mucho. Ya veía todo sin brillos y ahora me hipnotizan como brillan las luces, la claridad del día. Ser capaz de abrir los ojos y distinguir la cara de mis hijas. Conducir sin que la carretera se echara encima. Ahora lo que no quiero es cerrar los ojos.

Para aquellas personas que tienen dudas (como yo tuve) solo les diría que les dejaría ver y experimentar lo que he vivido estos días durante unas horas. Tengo la certeza que sus dudas acabarían y la decisión sería positiva. Yo no puedo estar más feliz.

Vanesa García Velasco

ICL
“Ahora mi visión es perfecta. No necesito gafas para ningún ámbito de vida cotidiana.”

Mi cirugía ha sido excelente, muy rápida y de efectos inmediatos.

Ahora mi visión es perfecta. No necesito gafas para ningún ámbito de vida cotidiana.

Volvería a operarme definitivamente.

Mi calidad de vida ha mejorado de forma total. Ahora puedo realizar actividades que antes resultaban muy dificultosas con las gafas.

Tamara Campo Prada

ICL
“Eso es lo que implica ésta intervención: mejora la calidad de vida.”

Ha sido muy grata, como un milagro. En cinco minutos pasas de no ver más allá de un metro a empezar a enfocar con claridad y en cosa de horas tu visión es casi perfecta.

He escuchado hablar por una amiga que también le habían operado de ICL. Me decidí por la lente, aparte de por la grata experiencia de mi amiga, por el carácter reversible de la misma, el hecho de no tener una córnea ‘tocada’.

Mi visión es perfecta. Respeto a mi lentilla no ha variado. Lo que ha variado es la comodidad, no más molestias por una lentilla tras unas horas, ni la incomodidad que supone en ciertas situaciones (deporte, lluvia, etc..) llevar una gafa.

Sin ninguna duda, volvería a operarme.

Desde luego ha mejorado mi calidad de vida. Eso es lo que implica ésta intervención: mejora la calidad de vida.

Mi experiencia ha sido tan buena tanto la atención en la clínica como en el hospital ha sido exquisita. Destaco los timings, y lo poco que he tardado en tener una visión perfecta desde que os conocí. GRACIAS

María Díaz Lorenzo

ICL
“Antes no veía nada bien y ahora veo perfecto. Yo soy científica, pero parece magia.”

La experiencia ha sido extraordinaria. Una cirugía de menos de media y cero dolorosa, sólo molestias leves las primeras horas, con una recuperación muy rápida y fácil. El equipo de quirófano y cirujano, excelentes.

Pude ver desde que salí de quirófano y, pasados muy pocos días, veía perfecto.

No olvidaré que según salía de la cirugía, y de camino a casa dando un paseo, me merendé un bocata de jamón ibérico. Con eso lo digo todo.

La primera persona que me habló de esta técnica y me la recomendó frente a Lásik, y en función de mis problemas de visión (hipermetropía y astigmatismo), fue mi oftalmólogo el Dr. Ernesto Alonso Juárez.

Me informó que ‘aprox’ sólo una de cada diez personas cumple con los requisitos (medidas  del interior del ojo) para poder operarse con garantías, y que yo los cumplía.

Hubo dos razones por las que decidí operarme con esta técnica: la primera, la explicación y los resultados de la cirugía por parte de mi médico y, en segundo lugar, conocer dos casos de éxito en mi grupo de amigos en los que coincidía tanto el médico como la técnica.

Mi visión ha cambiado completamente. No podía salir sin gafas desde hacía años, desde que me levantaba. Las usaba para todo.

Es maravilloso levantarte y ver nítido, tanto de cerca como de lejos. Coger cualquier papel, libro, dispositivo y ver perfecto…, hacerse de noche y distinguir bien las cosas, leer carteles, conducir con mayor seguridad.

Antes no veía nada bien y ahora veo perfecto. Yo soy científica, pero parece magia.

Volvería a operarme por supuesto: ‘con los ojos cerrados’ 😉

María del Mar Pérez Simón

ICL
“No podré olvidar la sensación de la primera vez que fui a la playa ya operada y ver por mi misma el fondo que sin gafas no lo había visto nunca”

Disfrutar de mis hijos sin necesidad de sentir miedo porque se alejaran y perderlos. Para mi no tiene precio. Enhorabuena al equipo y por supuesto al Doctor Ernesto Alonso Juárez que cambió mi vida el día 5 de marzo de 2015.

La cirugía ha sido una experiencia muy positiva ya que a estar del miedo que me provocaba el pensar en cualquier complicación o lo que pudiera sentir durante la intervención, nada más comenzar y sentirme tan arropada y sin ningún tipo de molestia, me di cuenta de que podía estar tranquila.

La intervención fue rápida, cómoda y con un post operatorio mejor aún porque no he sentido malestar ni dolor en ningún momento. Entré en le quirófano despidiéndome de mi familia diferenciando solo su silueta y las pocos minutos salí viéndolos una a uno perfectamente.

Me comentaron de la técnica ICL en una óptica cuando comencé a tener problema para tolerar la lentilla. Me informé, y por mi graduación era la mejor solución, pero a además me quedó claro que para el ojo era mucho menos agresiva que el laser puesto que se coloca la lente pero no se modifica nada el ojo a diferencia del laser que si que modifica la córnea.

Nunca usando gafa o lentilla he tenido una visión tan buena como ahora. Al principio me parecía increíble que se pudiera ver tanto y tan bien porque y nunca había visto así.

Volvería a hacerlo por supuesto y me arrepiento de no haberlo hecho mucho antes porque lo que he ganado ha sido mucho comparándolo con el proceso tan sencillo que he pasado desde el preoperatorio al postoperatorio.

Mi calidad de vida ha mejorado en muchos aspectos. Por la graduación que yo tenía ponerme gafas me generaba un complejo físico enorme. La lentilla conseguía minorar el complejo pero siempre con el inconveniente de no poder llevarlas todo el día puestas o estar todo el día quita y pon o lo que era pero tener alguna irritación en el ojo por la que tuviera que usar la gafa.

No podré olvidar la sensación de la primera vez que fui a la playa ya operada y ver por mi misma el fondo que sin gafas no lo había visto nunca y disfrutar de mis hijos sin necesidad de sentir miedo porque se alejaran y perderlos. Para mi no tiene precio. Enhorabuena al equipo y por supuesto al Doctor Ernesto Alonso Juárez que cambió mi vida el día 5 de marzo de 2015.

Judith Martín Bautista

ICL
“Ahora la visión es mucho más nítida y mas cómoda al olvidarme de gafas o lentillas.”

La cirugía ha sido una experiencia muy positiva sobre todo por los resultados.Nunca había oído hablar de la técnica ICL. Me decidí por la lente por recomendación del Doctor y al ser una operación reversible.

Ahora la visión es mucho más nítida y mas cómoda al olvidarme de gafas o lentillas.

Por supuesto volvería a operarme.

Mi calidad de vida ha mejorado mucho, me siento más segura al ver mucho mejor.

José Rufino Munguira Hernando

ICL
“La confianza empieza desde que abres la puerta y entras en la clínica. Un gran equipo.”

La atención cuidadora y el ‘mimo’ de todo el personal te hacen sentir cómodo en una situación en la que deberías estar nervioso.

Muy buena experiencia. Fácil, rápido, indolora. Me operaron por la mañana y por la tarde ya con la visión perfecta. Muy buen post-operatorio y una atención continuada que han hecho que confíe, sin cabe, mas en el equipo de cirugía.

Había oído hablar, per no me convencía. Me convenció la confianza del Dr. Ernesto Alonso y la Dra. Irene Benito. El hecho de hablarme sin tapujos de porcentaje de éxitos y fracasos y un tratamiento sin fisuras de los pormenores de la operación.

Veo mucho mejor que el mejor día, que recuerde, con gafas o lentillas. Los dos primeros días fueron un espectáculo par mi. Nunca he pensado que tenía que habérmelo hecho antes pero la calidad de visión es espectacular.

Estoy recomendando ICL a todos los conocidos igual que el ‘ARIEL’.

He mejorado mi calidad de vida después de la cirugía definitivamente.

La confianza empieza desde que abres la puerta y entras en la clínica. La atención cuidadora y el ‘mimo’ de todo el personal te hacen sentir cómodo en una situación en la que deberías estar nervioso. Un gran equipo.