Raquel Rodríguez García

ICL baja graduación
Tener mayor agudeza visual en mi trabajo sin la molestia de que se empañen las gafas con la mascarilla y poder operar cómodamente, hacen el día a día mucho más fácil.

Hasta día de hoy, puedo decir que mi experiencia ha sido muy buena. Comenzar a ver con gran claridad y nitidez el mismo día de la cirugía. El hecho  que sea una cirugía tan rápida, indolora y que permite hacer una vida prácticamente normal, hace que agradezcas haber tomado la decisión desde que sales de quirófano.

Sí había oído hablar de las lentes ICL, muchos compañeros de trabajo del hospital se la habían realizado. Me hizo decidirme en primer lugar, que mi ojo siempre ha sido muy sensible y con mucha sequedad. Y lo segundo, saber el bajo porcentaje de complicaciones así como la ausencia de ‘manipulación corneal’ y la reversibilidad de la técnica.

Nunca he tolerado las lentillas por el ojo seco (y las pocas veces que me las he puesto, la calidad de visión no era muy buena). En ambos casos, la visión ha mejorado notablemente. A las 24 horas de la cirugía ya pude comprobarlo.

Mi calidad de vida ha mejorado notablemente. Poder ver recién levantada sin tener que buscar las gafas en la mesilla, saber que ahora puedo disfrutar de la playa, deportes acuáticos o simplemente salir a dar un paseo sin gafas, es una nueva sensación. La sensación de verte en el espejo sin gafas sin tener que pegarte la nariz al mismo y tener mayor agudeza visual en mi trabajo sin la molestia de que se empañen las gafas con la mascarilla y poder operar cómodamente, hacen el día a día mucho más fácil. 

Celia Bartolomé Prieto

ICL
Ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. 

Empezando por la rapidez de la intervención y la recuperación junto con el trato recibido por cada uno de los profesionales ha hecho que la experiencia haya sido inmejorable.

Conocía la técnica ya que mi madre se operó hace 15 años por lo que tenía muy buenas referencias. Eso, junto con las explicaciones del Dr. Ernesto me hicieron decidirme. Es un procedimiento rápido, reversible y eficaz desde el primer día. Me parece que tiene más ventajas frente al resto de técnicas. 

Al día siguiente de la operación ya veía el 100%. Aparte de que mi visión ha mejorado, lo mejor es la comodidad de no tener que depender de lentilla o gafas en el día a día.

Volvería a operarme una y mil veces. Además de que el procedimiento ha sido muy rápido y fácil he ganado una calidad de vida increíble. 

Sin duda, mi calidad de vida ha mejorado ya no solo en mi vida cotidiana, ya que dado a mi puesto de trabajo como enfermera, me resultaba bastante incómodo utilizar las gafas con mascarilla.

Ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. 

Mario Armendariz Correa

ICL
Veo mucho mejor que cuando llevaba gafas.

Mi experiencia ha sido muy buena. Sorprendido por el proceso tan rápido, y las molestias en la operación mínimas.

Sí, había oído hablar de esta técnica. Me decidí por la lente ICL por temas de oposición. Y estoy muy contento de la decisión.

Veo mucho mejor que cuando llevaba gafas.

Sin duda volvería a operarme. Ha mejorado mi calidad de vida, primero por la mejora de la visión y segundo por la comodidad de no tener que llevar gafas.

Javier Rábago Castro

ICL
Jamás he tenido la calidad de visión que tengo actualmente

La experiencia ha sido muy agradable, estaba muy tranquilo y cómodo en todo momento.

Debido a la miopía mi única opción era la cirugía con lente ICL y no puedo estar más contento, ya que una vez que sales del quirófano comienzas a ver y a mejorar la visión por momentos, tanto que al día siguiente veía perfectamente.

Jamás he tenido la calidad de visión que tengo actualmente. Mucha nitidez y calidad, colores…. etc. Mi vida ha cambiado a mejor desde la cirugía.

Volvería a operarme sin ninguna duda debido a los buenos resultados que he obtenido.

Mi calidad de vida ha mejorado desde el minuto uno. El hecho de ver con calidad, nitidez el día posterior a la cirugía es muy gratificante.

Juan José Gonzalez González

ICL
Tengo mejor visión que con las gafas o lentillas.

Era la primera vez que estaba en un quirófano, iba un poco nervioso y la espera no ayudó, pero al final la cirugía fue muy rápida y no se siente nada. Es menos de 10 minutos ya había terminado todo. Fue una maravilla salir ya viendo del hospital, únicamente con una pequeña molestia en el ojo izquierdo. Una vez pasado el efecto de las pupilas dilatadas ya veía perfectamente y al día siguiente ya no tenía ninguna molestia.

Había oído hablar de la técnica ICL. Mi hermana se operó hace poco más de un año y fue la que me comentó la existencia de las lentes ICL. Me decidí por esta técnica porque tenía demasiadas dioptrias para el Lasik y la opinión del doctor de que ésta era mejor opción con menos efectos secundarios.

Es una maravilla despertarse y ver perfectamente. Tengo mejor visión que con las gafas o lentillas y también noto mucha mejora cuando conduzco de noche.

Sin ninguna duda volvería a operarme, creo que he tomado la decisión correcta. De hecho, igual debería haberme operado antes. Así que animo a cualquiera que dude en hacerlo, no se arrepentirá.

No tener que depender de gafas o lentillas continuamente después de tantos años es una maravilla y una mejora en calidad de vida. No tener molestias después de muchas horas con las lentillas. La sensación de despertarme por la mañanas y ver bien. También a la hora de conducir por la noche veo infinitamente mejor.

Solo quiero dar las gracias a todo el equipo y animar a todo el que esté en duda en operarse, no se arrepentirán.

 

Álvaro Aparicio de la Peña

ICL alta graduación
Las gafas te soluciona un problema, pero la calidad de visión - y de vida - es mejor sin ellas.

Prácticamente salí viendo de la operación. Ese día por la dilatación y por la operación tan reciente no ves bien del todo, pero al día siguiente ya tuve una visión bastante aproximada a como me ha quedado.

El ojo derecho quedó perfecto desde el minuto uno. El izquierdo, quedó casi perfecto: en ese ojo pasé de tener 8 de miopía y 5,5 de astigmatismo a tener 0 de miopía y algo más de un punto de astigmatismo. Ese tema se solucionó en los días siguientes a la operación mediante unas incisiones realizadas en consulta y se consiguió dejar mi ojo izquierdo con una visión perfecta. Los famosos halos se han ido casi por completo a las pocas semanas de la operación. En mi caso, han sido pocas molestias y se han ido rápidamente.

Es mucho mejor ver sin gafa o lentilla. Las gafas te soluciona un problema, pero la calidad de visión – y de vida – es mejor sin ellas.

Sin duda volvería a operarme.

Es jodidamente maravilloso ver sin lentillas ni gafas. Hacía años que no estaba sin gafas tantas horas y sin sentir molestias en los ojos, las lentillas me molestaban al poco tiempo de llevarlas en los últimos años.

Rebeca Barbero Parra

ICL
Ha mejorado definitivamente mi calidad de vida. 

Mi experiencia ha sido muy pero que muy satisfactoria. No me ha arrepentido ni un solo día de haberlo hecho. Es más, debería haberlo hacho antes. Tanto el pre-operatorio, la cirugía y las consultas de después han sido muy cómodos y fáciles para mí. Iba con un poco de miedo a la cirugía pero fue rápido y sin dolor. ¡¡¡¡Un 10!!!!

Había oído hablar de la técnica ICL pero lo que me hizo decidirme fue la explicación y la confianza del Dr. Alonso y los beneficios frente al láser.

Respecto a mi visión con lentillas ya no me resecan los ojos. Mis lentillas ya me costaba aguantarlas y veo mucho más nítido y a más distancia.

Sin ningún tipo de duda volvería a operarme.

Parece una bobada pero no depender de gafas y lentillas ha sido una mejora muy buena y ha mejorado definitivamente mi calidad de vida. 

 

Hipólito Rico Jiménez

ICL
Es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

Mi experiencia ha sido fantástica. En el mismo día de la operación ya podía estar sin gafas ni lentillas, sin dolor, ni molestias, ni nada.

No había oído hablar de la técnica ICL, solo por laser. Y ya que por laser no podía operarme en cuanto me entere de ésta técnica no dude en hacerlo.

Mi visión ha cambiado a mejor sin el engorro de levantarme y ponerme lentillas ni gafas. Volvería a operarme sin dudarlo. Es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida. Volvería a hacerlo sin pensar. 

No tengo que estar pendiente de llevar las lentillas o de que si se me mueven o se me quitan. Eso es una maravilla.

Solo dar las gracias a todo el equipo que son super amables desde el primero al último.

Isabel María Sánchez Hernández

Catarata
La mejora ha sido grande. Ya no necesito las gafas para ver de lejos.

Mi experiencia ha sido muy buena.

Decidí por la intervención porque me lo aconsejó la Dra. Lucía Estévez. Recomendaría la cirugía a toda la gente indecisa.

La mejora ha sido grande. Ya no necesito las gafas para ver de lejos. Es una intervención sencilla.

El trato es excelente y todos son muy amables.

Cristina Moreno Belloso

ICL
Debería haberlo hecho antes y así haberlo disfrutado más.

Ha sido una experiencia ideal, altamente recomendable. Desde el primer día puedes hacer vida normal aunque con cuidados para prevenir infecciones., pero es increíble como pasas en minutos a ver bien. La operación es muy breve, y sientes una molestia muy leve a las horas, pero no es dolorosa.

Había oído hablar de la técnica porque me informé hace tiempo, pero no me decidía. Ahora me arrepiento, debería haberlo hecho antes y así haberlo disfrutado más. Pero desde luego ha sido un acierto. Me he decantado por la ICL porque es removible, el láser me produce más inseguridad al modificarme la vista forma más invasive, sin vuelta atrás. También las lentes me dan garantía de cualquier cambio en la visión, podría volver a intervenirme sin problema.

Mi visión ha cambiado rotundamente. No dependes de ningún objeto para ver y la calidad de visión es mayor, sin tener que sufrir los efectos que producen las lentillas en ocasiones y la incomodidad de llevar gafas.

Volvería  a operarme sin ninguna duda.

Ánimo a realizar esta operación porque es una inversión en calidad de vida.