Ángela Miguel Palomino

ICL
Tengo la comodidad de disfrutar de una visión perfecta. 

Mi experiencia ha sido satisfactoria. ¡¡Algo inimaginable!! Nunca pensé haber pasado por una cirugía de este tipo, debido al tremendo pánico de que me tocaran mis ojos.

No había oído hablar de la técnica ICL hasta que conocí al Dr. Alonso. Me decidí por las ICL porque el doctor me explicó que se pueden extraer sin dificultad en un futuro y además no dañan la córnea.

La cirugía ha cambiado mi vida, ahora no dependo de nada. Tengo la comodidad de disfrutar de una visión perfecta. 

Volvería a operarme, sí. El trato del personal del equipo ha sido fantástico.

Es una alegría levantarte y ver perfecto. 

Animo a todas las personas que tengan ‘miedo’ porque es un proceso breve y satisfactorio, sin dolor. Y sobre todo por el trato humano y la tranquilidad  que te transmiten.

Fernando del Río Sánchez

ICL
Muy contento tanto en el trato personal como en el profesional. 

Mi experiencia en la cirugía ha sido muy buena. Soy una persona a la que no le gustan mucho los hospitales y menos someterme a una operación, por lo que me sorprendió la rapidez de la operación, apenas sentí una pequeña molestia en el ojo.

No conocía esta técnica, pero después de hablar con el Dr. Ernesto Alonso Juaréz, no dudé en elegir esta técnica. Principalmente me decidí por la lentes ICL, debido a que la operación no modifica tu córnea, además de poder ajustar las lentes en el futuro si es necesario.

El cambio en mi visión ha sido para mejor, ahora veo mejor que con mis antiguas gafas.

Volvería a operarme por supuesto, recomendada al 100%.

Mi calidad de vida ha mejorado bastante, ya no tengo que preocuparme de perder las gafas, sin olvidar el dichoso vaho que se forma en las gafas al utilizar mascarillas. 

En lo personal, solo puedo sugerir que sigan el mismo camino que hasta ahora. Muy contento tanto en el trato personal como en el profesional. 

María Mesonero Rodríguez

ICL
Ha sido toda una revolución el levantarme por las mañanas y no depender de las gafas o lentillas para llevar una vida normal.

Mi experiencia ha sido muy satisfactoria. Tenía la certeza y la seguridad de estar en buenas manos, lo cual ayuda enormemente para entrar tranquilamente en el quirófano. La cirugía como tal fueron 10 minutos ambos ojos, y francamente no me enteré de mucho, si recuerdo no sentir dolor, no molestias, todo muy bien. El periodo postquirúrgico si fue un poco más molesto porque tenía los ojos inflamados y bastante sensibilidad a la luz, pero en cuestión de días se pasa.

Había oído hablar de ella a compañeros de trabajo. También investigué sobre las técnicas cuando decidí operarme la miopía. Me decidí por la lente ICL porque la considero todo ventajas. Para mi la más importante es la reversibilidad, si por cualquier cuestión no te adaptas se puede volver a sacar. Esta técnica es menos lesiva para el ojo ya que la córnea queda intacta al contrario que con el láser, y por último el tiempo de recuperación y las complicaciones también son menores con la lente ICL.

Sinceramente en cuanto a cantidad de visión no he ganado sustancialmente porque veía bien con mi graduación en gafas y lentillas, pero si noto calidad de visión en cuanto a que el ojo se me cansa menos, veo con más nitidez.

Volvería a operarme sin duda ninguna.

Ha mejorado muchísimo mi calidad de vida. Por mi tipo de trabajo tenía que abusar de las lentillas durante muchas horas lo cual en los últimos meses me provocaba dolores de cabeza incluso. Personalmente ha sido toda una revolución el levantarme por las mañanas y no depender de las gafas o lentillas para llevar una vida normal. No tener que preocuparme de quitarme las lentillas por la noche o si me las he dejado puestas, y ahora en verano poderte bañar con la tranquilidad de que no vas a perder una lentilla.

Simplemente agradecer a todo el equipo tanto de la clínica como del hospital el día de la cirugía por su profesionalidad y por el buen trato recibido.

Alba González Garrido

ICL
Fue muy emocionante levantarme de la camilla y comprobar que veía.

Pese al miedo que he tenido durante todo el proceso, he de afirmar que la experiencia ha sido muy buena. Me encantó tanto el trato por parte del personal de la clínica como por parte del hospital. Que haya profesionales a tu lado que te acompañen, tranquiliza y hace que el proceso sea más ameno y llevadero.

Había oído de la técnica ICL y había leído bastante para informarme. En mi caso, al tener una graduación muy alta, era la única opción si quería corregir mi visión y dejar de usar gafas y lentillas.

La verdad que no noto un cambio que se pueda calificar como relevante. Lo que si es cierto es que al no tener que usar ni gafas ni lentillas la vida es más cómoda.

Sin duda volvería a operarme. Para mí, que llevo con gafas prácticamente toda mi vida fue muy emocionante levantarme de la camilla y comprobar que veía.

Claro que ha mejorado mi calidad de vida. Para mí era un lastre ir con mi kit de gafas, lentillas y liquido por la vida como si de una parte más de mi cuerpo se tratara. Es libertad y calidad de vida no estar pendiente de todo eso y no estar incomoda por la sequedad y el cansancio ocular que en mi caso, me producían las lentillas.

Adrián Tomas García

ICL
El no tener que llevar las gafas a todas partes, estar pendiente de limpiarlas, la estética, todo eso hace que merezca la pena.

Mi experiencia ha sido muy buena. El personal es muy amable y se nota que está altamente cualificado porque sabe explicar el trabajo que realiza.

No había oído hablar de la lente ICL, me informó el doctor. Me decidí por esta técnica porque es reversible en caso de aumento o disminución de miopía o astigmatismo.

Las luces provocan un leve reflejo circular, algo que puede molestar los primeros días. Pero luego te acostumbres, es como el marco de las gafas. Sin embargo, el hecho de que no tienes que estar pendiente de las gafas, de limpiarlas llevarlas a todas partes, etc. Compensa ese pequeño reflejo.

Por supuesto volvería a operarme. Además pediría que fuese el Dr. Alonso que repitiese la operación.

Ha mejorado mucho mi calidad de vida después de la cirugía. Poder llevar gafas de sol sin necesidad de que están graduadas es un peso muy grande. Pero además, no tener que llevar las gafas a todas partes, estar pendiente de limpiarlas, la estética, todo eso hace que merezca la pena.

 

Víctor Sánchez Sánchez

ICL
Siento que no he visto así de bien nunca. 

Empiezo diciendo que tuve que operarme a pesar de que en mi día a ía ndo lo necesitaba, pero la necesidad de continuar con mis estudios y acceder a una plaza para la oposición que quiero hizo que tomara esta decisión. Después de haberme operado, pienso que realmente si lo necesitaba, ha superado todas mi expectativas más allá de corregir la visión.

Si había escuchado anteriormente hablar de esta técnica y lo que hizo decidirme por la lente ICL por delante del láser es la posibilidad de ser reversible en cualquier momento.

Creo que es difícil de explicar o de entender. Llevaba mucho tiempo con gafas y lentillas y hoy día no las echo de menos. Siento que no he visto así de bien nunca. 

Sin dudarlo volvería a operarme.

Se lo recomiendo a cualquier persona. La operación ha sido rapidísima y sales viendo del quirófano.

Ha mejorado totalmente mi calidad de vida. Por insignificante que parezca, el no tener la necesidad de preocuparte por el cuidado de tus lentillas y gafas, estar en cualquier sitio no depender de si tengo o no para poderme quitar las lentillas.  Acostarse viendo esta bien, pero no tener que buscar las gafas por toda la casa al día siguiente está aún mejor. 

Me ha ayudado muchísimo la seguridad que  me ha dado tanto el Dr. Alonso como el resto de equipo en el proceso. Creo que es clave transmitir esa seguridad.

Félix Manuel Sánchez Pampiega

ICL
Me sentí los primeros días como si estuviera descubriendo un mundo nuevo.

Mi experiencia en la cirugía ha sido muy buena.

Había oído hablar de la técnica ICL de una persona que se la había realizado. Me decidí por las buenas referencias y la buena sensación que me transmitió el Dr. Alonso y su equipo.

Es genial, me sentí los primeros días como si estuviera descubriendo un mundo nuevo. Poder verme los pies en la ducha, ver la televisión en la cama, ver el polvo en el aire….. todo.

Volvería a operarme ¡sí! Las sensaciones son muy buenas.

Considero que mi calidad de vida ha mejorado. Veo ‘cosas’ que antes no veía.

Seguir así – ¡sois un@s fenomen@s!

Mª Soledad Dorado Hernández

Lente multifocal
Mi experiencia ha sido excelente. 

Mi experiencia ha sido excelente.

He decidido por la intervención para olvidarme totalmente de las gafas.

Desde el primer momento, al finalizar la intervención veía perfectamente. Lo recomendaría por supuesto. De hecho, a los veinte días se ha operado mi hermana.

Volvería a operarme sin dudarlo.

Eduardo Iglesias de Arriba

ICL
Mi calidad de vida ha cambiado por completo y me ha dado una libertad visual de la que antes carecía. 

La verdad es que ha sido una experiencia que no me esperaba, ha sido una cirugía que no me ha dolido para nada y encima, ha sido una cirugía muy rápida en menos de diez minutos ya estaba realizada. La verdad que pueden surgir dudas al ser los ojos una parte tan sensible pero recomendable al 100% ya que no sientes nada de dolor y es una intervención muy rápida.

Tenía una idea de la técnica ICL pero solo de oídos. El día de la consulta me resolvieron todos las dudas y cuestiones acerca de la técnica de una manera muy clara y sencilla. Finalmente decidí por la ICL ya que es una técnica menos invasiva que el Lasik y encima reversible. Aparte de todo ellos, en mi caso estoy opisitando para la policía nacional y era la mejor opción.

Estoy encantado y muy satisfecho con el resultado que la ICL da. Ya desde el primer día, a las pocas horas de la intervención ves como si nunca hubieras tenido que llevar gafas. Además, te despreocupes de estar pendiente todo el rato de las lentillas y/o gafas. La visión ahora mismo la tengo mucho mejor que cuando llevaba gafas o lentillas. La verdad que parece que nunca haya tenido que usar gafas. Increíble….

Por supuesto volvería a operarme. Si me dijeron que me lo tengo que volver a hacer, no lo dudaría ni un minuto. Además, se lo aconsejo a cualquiera que tenga dudas en si hacérselo o no. Yo le diría que adelante y sin miedo ya que todo el equipo de la clínica son más profesionales y te sacan de cualquier duda que tengas.

Ha mejorado mucho mi calidad de vida, en todos los aspectos. Mi calidad visual está mejor que nunca, encima ya no me tengo que preocupar de estar teniendo que ponerme lentillas o de tener gafas o que se me empañan, etc. Mi calidad de vida ha cambiado por completo y me ha dado una libertad visual de la que antes carecía.

No tengo nada malo que decir. Solo expresar mi gratitud a todo el equipo de la clínica INSADOF ya que son unos magníficos profesionales y tienen una gran cercanía con el paciente. Gracias por todo y solo decir que un 10 en todos los aspectos.

Clara Romero Hernández

ICL
Mi calidad de vida a mejorado muchísimo.

Mi experiencia ha sido totalmente satisfactoria. Estoy muy contenta con el resultado, a pesar de conocer la técnica y tener muchas referencias, nunca pensé que desde el primer día iba a notar la diferencia.

Por supuesto, he de recalcar que el trato personal ha sido excelente, tanto por parte del equipo INSADOF como por anestesiólogo y enfermera en el quirófano y eso siempre da una tranquilidad. Hace que todo sea mejor.

Soy enfermera de quirófano y he tenido la suerte de poder conocer de primera mano ambas técnicas de cirugía refractiva. Me decidí por la lente ICL porque me parece una técnica más segura, reversible en caso de complicación y con resultados fantásticos. 

Evidentemente no se puede comparar la comodidad de no llevar nada a depender de las gafas y mucho más de las lentillas, las cuales no toleraba durante mucho tiempo. Y mi visión es óptima.

Volvería a operarme sin duda. De hecho ahora me arrepiento de no haberlo hecho mucho antes.

Mi calidad de vida a mejorado muchísimo. El confort de no tener que depender día y noche de las gafas o lentillas no se puede comparar con nada. Y mucho menos ahora con la situación actual de pandemia en la que la combinación de gafas y mascarilla dificulta mucho la vida diaria  y más la laboral.