José Eduardo Sánchez Corral

ICL Tórica
Parece un milagro que te levantes de la camilla del quirófano y ya puedas ver sin gafas.

Me impresionó lo rápida que es la intervención y parece un milagro que te levantes de la camilla del quirófano y ya puedas ver sin gafas, no bien del todo, pero después de 40 años viendo todo desenfocado sin ayuda de las gafas, pues impresiona. Me dio mucha seguridad el estudio tan exhaustivo que me hicieron antes de proponerme la solución idónea. 

Lo peor es la espera previa a la intervención que hace que te pongas muy nervioso, toda la preparación que lleva: gotas, esperar a que te toque.

Sí conocía la técnica ICL, pero no me animaba por todos los problemas que tenía en la vista: hipermetropía, amblioplia, astigmatismo y estrabismo. Consideraba que la cirugía estaban más orientadas a miopía, al menos todos los casos que yo conocía. Frente al laster, para mi la ventaja de la ICL es que es reversible y que no afecta a la anatomía del ojo. Conozco casos de laser que, aunque quedaron bien, tienen algún efecto secundario especialmente las luces por la noche.

Llevaba toda la vida con gafas, por lo que al principio me costó un poco para cosas como leer, el PC, móvil o TV, pero ahora veo igual. He notado que las cosas con más pequeños pero por el efecto óptico que producen las gafas, yo los percibía más grandes de lo que eran en realidad.

Volvería a hacerlo sin duda, lo tendría que haber hecho antes.

Ha mejorado mi calidad de vida. En cosas como poder ver bien cuando me afeito o me ducho, poder usar gafas de sol sin graduar, porque antes tenía que ir con las dos pares y cambiarlas cuando entraba en algún sitio oscuro. También en la piscina o la playa.

Si me despertaba por la noche tenía que forzar la vista o ponerme las gafas para ver la hora. No tengo que estar limpiando las gafas y en el gimnasio me las tenía que quitar por el sudor y no veía bien. Además mi experiencia con lentillas no fue buena, al ser tóricas, en cuanto se movían veía borroso.

David Sánchez Santa Rita

ICL
¡Me ha cambiado la vida!

Mejor imposible, iba con muchos miedos porque llevaba años intentando hacerme esta operación y fue todo perfecto. Rápido y sin ninguna molestia. Lo recomendaría a todo el mundo que estuviera dudando hacérselo.

Nunca había oido hablar del implante ICL pero al hablar con el Dr. Alonso y al decirme que es una técnica reversible pues no me lo pensé. Me dio mucha confianza, tanta, que fui a la operación sin ningún tipo de nerviosismo.

Pues no es que me haya cambiado la visión, sino que me ha cambiado la vida porque a gente como a mi que he vivido siempre con gafas o lentillas, ahora me siento súper cómodo e incluso la visión es más nítida.

Indudablemente volvería a hacerlo. Incluso lo estoy recomendando a todo el mundo y me arrepiento mucho no haberlo hecho antes. 

Mi calidad de vida a mejorado al 100% en todos los aspectos. Para mi las gafas y las lentillas ya eran un verdadero incordio y ahora es un lujo poder ver la TV desde la cama y poder dormirme cuando quiero sin tener que quitarme nada. O por ejemplo recientemente estuve de vacaciones fuera de España y el hecho de no tener que llenar mi bolsa de aseo con líquidos y lentillas es todo un logro. Incluso me veo mejor físicamente sin tener ojos irritados o secos.

Para mí la clínica como el Dr. como todo el personal es un 10.

 

Juan Romeo Huertas

ICL
No puedo estar más contento.

Cansado de gafas y lentillas me decidí por corregir la miopía con las lentes ICL aconsejado por el Dr. Alonso, me puse en sus manos hace ya 7 años y no puedo estar más contento.

Cristina Moreno Belloso

ICL
Debería haberlo hecho antes y así haberlo disfrutado más.

Ha sido una experiencia ideal, altamente recomendable. Desde el primer día puedes hacer vida normal aunque con cuidados para prevenir infecciones., pero es increíble como pasas en minutos a ver bien. La operación es muy breve, y sientes una molestia muy leve a las horas, pero no es dolorosa.

Había oído hablar de la técnica porque me informé hace tiempo, pero no me decidía. Ahora me arrepiento, debería haberlo hecho antes y así haberlo disfrutado más. Pero desde luego ha sido un acierto. Me he decantado por la ICL porque es removible, el láser me produce más inseguridad al modificarme la vista forma más invasive, sin vuelta atrás. También las lentes me dan garantía de cualquier cambio en la visión, podría volver a intervenirme sin problema.

Mi visión ha cambiado rotundamente. No dependes de ningún objeto para ver y la calidad de visión es mayor, sin tener que sufrir los efectos que producen las lentillas en ocasiones y la incomodidad de llevar gafas.

Volvería  a operarme sin ninguna duda.

Ánimo a realizar esta operación porque es una inversión en calidad de vida.

Ángela Miguel Palomino

ICL
Tengo la comodidad de disfrutar de una visión perfecta. 

Mi experiencia ha sido satisfactoria. ¡¡Algo inimaginable!! Nunca pensé haber pasado por una cirugía de este tipo, debido al tremendo pánico de que me tocaran mis ojos.

No había oído hablar de la técnica ICL hasta que conocí al Dr. Alonso. Me decidí por las ICL porque el doctor me explicó que se pueden extraer sin dificultad en un futuro y además no dañan la córnea.

La cirugía ha cambiado mi vida, ahora no dependo de nada. Tengo la comodidad de disfrutar de una visión perfecta. 

Volvería a operarme, sí. El trato del personal del equipo ha sido fantástico.

Es una alegría levantarte y ver perfecto. 

Animo a todas las personas que tengan ‘miedo’ porque es un proceso breve y satisfactorio, sin dolor. Y sobre todo por el trato humano y la tranquilidad  que te transmiten.

Fernando del Río Sánchez

ICL
Muy contento tanto en el trato personal como en el profesional. 

Mi experiencia en la cirugía ha sido muy buena. Soy una persona a la que no le gustan mucho los hospitales y menos someterme a una operación, por lo que me sorprendió la rapidez de la operación, apenas sentí una pequeña molestia en el ojo.

No conocía esta técnica, pero después de hablar con el Dr. Ernesto Alonso Juaréz, no dudé en elegir esta técnica. Principalmente me decidí por la lentes ICL, debido a que la operación no modifica tu córnea, además de poder ajustar las lentes en el futuro si es necesario.

El cambio en mi visión ha sido para mejor, ahora veo mejor que con mis antiguas gafas.

Volvería a operarme por supuesto, recomendada al 100%.

Mi calidad de vida ha mejorado bastante, ya no tengo que preocuparme de perder las gafas, sin olvidar el dichoso vaho que se forma en las gafas al utilizar mascarillas. 

En lo personal, solo puedo sugerir que sigan el mismo camino que hasta ahora. Muy contento tanto en el trato personal como en el profesional. 

Juan Fernando Jiménez Viseu

ICL
Me he olvidado de las gafas y del ojo seco.

Mi experiencia en la cirugía ha sido muy buena. Todo el proceso ha sido sencillo y muy bien guiado.

Conocía la técnica y me informé por internet pero lo que me hizo decidirme fue la confianza y explicaciones del Dr. Alonso.

Ha mejorado completamente mi calidad de vida. Me he olvidado de las gafas, del ojo seco tras muchas horas de uso de las lentes de contacto y de las cefoleas que a veces me surgían por este motivo.

Por supuesto volvería a operarme.

María Mesonero Rodríguez

ICL
Ha sido toda una revolución el levantarme por las mañanas y no depender de las gafas o lentillas para llevar una vida normal.

Mi experiencia ha sido muy satisfactoria. Tenía la certeza y la seguridad de estar en buenas manos, lo cual ayuda enormemente para entrar tranquilamente en el quirófano. La cirugía como tal fueron 10 minutos ambos ojos, y francamente no me enteré de mucho, si recuerdo no sentir dolor, no molestias, todo muy bien. El periodo postquirúrgico si fue un poco más molesto porque tenía los ojos inflamados y bastante sensibilidad a la luz, pero en cuestión de días se pasa.

Había oído hablar de ella a compañeros de trabajo. También investigué sobre las técnicas cuando decidí operarme la miopía. Me decidí por la lente ICL porque la considero todo ventajas. Para mi la más importante es la reversibilidad, si por cualquier cuestión no te adaptas se puede volver a sacar. Esta técnica es menos lesiva para el ojo ya que la córnea queda intacta al contrario que con el láser, y por último el tiempo de recuperación y las complicaciones también son menores con la lente ICL.

Sinceramente en cuanto a cantidad de visión no he ganado sustancialmente porque veía bien con mi graduación en gafas y lentillas, pero si noto calidad de visión en cuanto a que el ojo se me cansa menos, veo con más nitidez.

Volvería a operarme sin duda ninguna.

Ha mejorado muchísimo mi calidad de vida. Por mi tipo de trabajo tenía que abusar de las lentillas durante muchas horas lo cual en los últimos meses me provocaba dolores de cabeza incluso. Personalmente ha sido toda una revolución el levantarme por las mañanas y no depender de las gafas o lentillas para llevar una vida normal. No tener que preocuparme de quitarme las lentillas por la noche o si me las he dejado puestas, y ahora en verano poderte bañar con la tranquilidad de que no vas a perder una lentilla.

Simplemente agradecer a todo el equipo tanto de la clínica como del hospital el día de la cirugía por su profesionalidad y por el buen trato recibido.

Alba González Garrido

ICL
Fue muy emocionante levantarme de la camilla y comprobar que veía.

Pese al miedo que he tenido durante todo el proceso, he de afirmar que la experiencia ha sido muy buena. Me encantó tanto el trato por parte del personal de la clínica como por parte del hospital. Que haya profesionales a tu lado que te acompañen, tranquiliza y hace que el proceso sea más ameno y llevadero.

Había oído de la técnica ICL y había leído bastante para informarme. En mi caso, al tener una graduación muy alta, era la única opción si quería corregir mi visión y dejar de usar gafas y lentillas.

La verdad que no noto un cambio que se pueda calificar como relevante. Lo que si es cierto es que al no tener que usar ni gafas ni lentillas la vida es más cómoda.

Sin duda volvería a operarme. Para mí, que llevo con gafas prácticamente toda mi vida fue muy emocionante levantarme de la camilla y comprobar que veía.

Claro que ha mejorado mi calidad de vida. Para mí era un lastre ir con mi kit de gafas, lentillas y liquido por la vida como si de una parte más de mi cuerpo se tratara. Es libertad y calidad de vida no estar pendiente de todo eso y no estar incomoda por la sequedad y el cansancio ocular que en mi caso, me producían las lentillas.

Adrián Tomas García

ICL
El no tener que llevar las gafas a todas partes, estar pendiente de limpiarlas, la estética, todo eso hace que merezca la pena.

Mi experiencia ha sido muy buena. El personal es muy amable y se nota que está altamente cualificado porque sabe explicar el trabajo que realiza.

No había oído hablar de la lente ICL, me informó el doctor. Me decidí por esta técnica porque es reversible en caso de aumento o disminución de miopía o astigmatismo.

Las luces provocan un leve reflejo circular, algo que puede molestar los primeros días. Pero luego te acostumbres, es como el marco de las gafas. Sin embargo, el hecho de que no tienes que estar pendiente de las gafas, de limpiarlas llevarlas a todas partes, etc. Compensa ese pequeño reflejo.

Por supuesto volvería a operarme. Además pediría que fuese el Dr. Alonso que repitiese la operación.

Ha mejorado mucho mi calidad de vida después de la cirugía. Poder llevar gafas de sol sin necesidad de que están graduadas es un peso muy grande. Pero además, no tener que llevar las gafas a todas partes, estar pendiente de limpiarlas, la estética, todo eso hace que merezca la pena.