Laura Prieto Alonso

ICL
Ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

Mi experiencia en la cirugía ha sido muy buena. Desde el primer momento hasta el último me sentí muy cómoda y muy bien atendidas por todo el equipo. Es una intervención rápida de la que salí viendo perfectamente nada más salir del quirófano. 

No había oído hablar antes de esta técnica, pero tras buscar en google, me apareció recomendada en la web de INSADOF y, a raíz de ahí, fui a informante más para decidir cuál era mejor para mis ojos. Hace poco el Dr. Ernesto Alonso me había diagnosticado ojo seco y no quería que me empeorarse en la operación; no obstante, después de hablar con él, me decidí finalmente por la ICL. Además el hecho de que sea reversible me dio más seguridad a la hora de operarme, ya que en caso de necesitar retirar la lente en un futuro, no habría ningún problema.

Mi campo de visión ha mejorado puesto que ahora veo por todos los ángulos, lo cual era imposible con las gafas y, al no poder ponerme lentillas, no había experimentado nunca antes esa sensación de libertad sin tener nada delante que me limitara los movimientos.

Volvería a operarme sin duda. Ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida y volver a elegir al Dr. Ernesto Alonso como mi cirujano una y mil veces. 

Mi vida en general es más cómoda, ahora voy viendo todo sin tener que estar pendiente de las gafasen todo momento. Por tanto, el hecho de no depender de nada me da más seguridad por ejemplo a la hora de viajar.

 

 

Maricarmen Sierra Boyero

ICL tórica
La calidad de vida me hace ser más independiente el día a día.

La cirugía ha sido totalmente satisfactoria. La recuperación es muy rápida, nada dolorosa. Solamente cuidarse los primeros días con las recomendaciones que nos dan para no infectarse los ojos.

Nunca había oído hablar sobre ésta técnica de ICL. Siempre he tenido muchas ganas de operarme. Mi hermana me lo comentó, me hizo un estudio el Dr. Ernesto Alonso, confié en los consejos que me dio y sin duda opté por la lente ICL al ser reversible. 

Es incredible como sales viendo desde el minuto uno de la operación. Veo mucho mejor que con las gafas. Y sobre todo al levantarme ya no tengo que recurrir a ellas.

Volvería a repetir la operación 100% y antes si lo hubiera conocido. 

La calidad de vida me hace ser más independiente el día a día. Y sobre todo lo maravilloso que es ver en la playa sin gafas.

Aconsejo a quien tenga dudas sobre ésta técnica que se opere. Y todo este gran equipo de profesionales que siga siendo igual de atentos con sus pacientes. 

Marta Sierra Boyero

ICL baja graduación
Es increíble como sales de la cirugía viendo todo lo que antes no podías ver.

Ha sido una experiencia muy positiva y totalmente recomendable. La operación es muy breve, de vez en cuando se sienten unas molestias muy leves, pero nada dolorosas. Es increíble como sales de la cirugía viendo todo lo que antes no podías ver. La recuperación es muy sencilla, solamente hay que tener ciertos cuidados los primeros días para que los ojos no se infecten.

Nunca había oído hablar sobre ésta técnica. Buscando en internet y por algún familiar que se había operado recientemente, contacté con el Dr. Ernesto. Él fue quien me aconsejó y me decidí por la lente ICL al ser una lente refractiva que permite removerla en cualquier momento y no toca la córnea. También porque es un proceso rápido y cómodo. 

Mi visión ha mejorado con respecto a las gafas, siendo mucho mejor la visión y más cómodo.

Volvería a operarme sin dudarlo, sobre todo con la confianza que todo este equipo nos proporcionan.

Siempre mejoramos la calidad de vida aunque yo no tenía muchas dioptrias. Pero si que puedo decir que diariamente estoy mucho más cómoda, no me preocupo de llevar dos gafas: unas de sol graduadas y gafa normal, no se me empañan las gafas, no tengo que limpiarlas del sudor…. Y lo mejor de todo es que puedo ir a la playa y ver todo a la perfección. 

Animo a toda la gente que no se lo piense al optar por ésta técnica. Y a todo el equipo que sean siempre así de amables con los pacientes.

Daniel Miñambres Ramallo

ICL
Ahora puedo hacer un sinfín de actividades que con gafas y lentillas era más tedioso.

La experiencia fue muy rápida e indolora, apenas te enteras de la operación y en muy poco tiempo la realizan. El post-operatorio es muy ameno y desde el minuto uno ya puedes disfrutar el cambio.

Conocía la técnica ICL porque unos conocidos míos llevan las lentes y dicen que es espectacular. Me decidí a  operarme por ICL ya que es reversible y porque he conocido gente que usó Lasik y no quedaron satisfechos.

Mi visión es mejor, lo mejor de todo es levantarse por las mañanas y darte cuneta que no tienes que buscar las gafas o lentillas. O meterse en la ducha y no preocuparse de no ver o que te caiga agua en los ojos.

Volvería a operarme sí. Ha sido un cambio increíble y con una operación muy rápida. 

Mi calidad de vida ha mejorado mucho. Ahora puedo hacer un sinfín de actividades que con gafas y lentillas era más tedioso, y el olvidarte de tener que usarlas es un alivio.

Tanto la operación como los profesionales que me han atendido han sido muy buenos y creo que ofrecen un servicio perfecto.

Juan José Gonzalez González

ICL
Tengo mejor visión que con las gafas o lentillas.

Era la primera vez que estaba en un quirófano, iba un poco nervioso y la espera no ayudó, pero al final la cirugía fue muy rápida y no se siente nada. Es menos de 10 minutos ya había terminado todo. Fue una maravilla salir ya viendo del hospital, únicamente con una pequeña molestia en el ojo izquierdo. Una vez pasado el efecto de las pupilas dilatadas ya veía perfectamente y al día siguiente ya no tenía ninguna molestia.

Había oído hablar de la técnica ICL. Mi hermana se operó hace poco más de un año y fue la que me comentó la existencia de las lentes ICL. Me decidí por esta técnica porque tenía demasiadas dioptrias para el Lasik y la opinión del doctor de que ésta era mejor opción con menos efectos secundarios.

Es una maravilla despertarse y ver perfectamente. Tengo mejor visión que con las gafas o lentillas y también noto mucha mejora cuando conduzco de noche.

Sin ninguna duda volvería a operarme, creo que he tomado la decisión correcta. De hecho, igual debería haberme operado antes. Así que animo a cualquiera que dude en hacerlo, no se arrepentirá.

No tener que depender de gafas o lentillas continuamente después de tantos años es una maravilla y una mejora en calidad de vida. No tener molestias después de muchas horas con las lentillas. La sensación de despertarme por la mañanas y ver bien. También a la hora de conducir por la noche veo infinitamente mejor.

Solo quiero dar las gracias a todo el equipo y animar a todo el que esté en duda en operarse, no se arrepentirán.

 

Álvaro Aparicio de la Peña

ICL alta graduación
Las gafas te soluciona un problema, pero la calidad de visión - y de vida - es mejor sin ellas.

Prácticamente salí viendo de la operación. Ese día por la dilatación y por la operación tan reciente no ves bien del todo, pero al día siguiente ya tuve una visión bastante aproximada a como me ha quedado.

El ojo derecho quedó perfecto desde el minuto uno. El izquierdo, quedó casi perfecto: en ese ojo pasé de tener 8 de miopía y 5,5 de astigmatismo a tener 0 de miopía y algo más de un punto de astigmatismo. Ese tema se solucionó en los días siguientes a la operación mediante unas incisiones realizadas en consulta y se consiguió dejar mi ojo izquierdo con una visión perfecta. Los famosos halos se han ido casi por completo a las pocas semanas de la operación. En mi caso, han sido pocas molestias y se han ido rápidamente.

Es mucho mejor ver sin gafa o lentilla. Las gafas te soluciona un problema, pero la calidad de visión – y de vida – es mejor sin ellas.

Sin duda volvería a operarme.

Es jodidamente maravilloso ver sin lentillas ni gafas. Hacía años que no estaba sin gafas tantas horas y sin sentir molestias en los ojos, las lentillas me molestaban al poco tiempo de llevarlas en los últimos años.

Rebeca Barbero Parra

ICL
Ha mejorado definitivamente mi calidad de vida. 

Mi experiencia ha sido muy pero que muy satisfactoria. No me ha arrepentido ni un solo día de haberlo hecho. Es más, debería haberlo hacho antes. Tanto el pre-operatorio, la cirugía y las consultas de después han sido muy cómodos y fáciles para mí. Iba con un poco de miedo a la cirugía pero fue rápido y sin dolor. ¡¡¡¡Un 10!!!!

Había oído hablar de la técnica ICL pero lo que me hizo decidirme fue la explicación y la confianza del Dr. Alonso y los beneficios frente al láser.

Respecto a mi visión con lentillas ya no me resecan los ojos. Mis lentillas ya me costaba aguantarlas y veo mucho más nítido y a más distancia.

Sin ningún tipo de duda volvería a operarme.

Parece una bobada pero no depender de gafas y lentillas ha sido una mejora muy buena y ha mejorado definitivamente mi calidad de vida. 

 

Hipólito Rico Jiménez

ICL
Es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

Mi experiencia ha sido fantástica. En el mismo día de la operación ya podía estar sin gafas ni lentillas, sin dolor, ni molestias, ni nada.

No había oído hablar de la técnica ICL, solo por laser. Y ya que por laser no podía operarme en cuanto me entere de ésta técnica no dude en hacerlo.

Mi visión ha cambiado a mejor sin el engorro de levantarme y ponerme lentillas ni gafas. Volvería a operarme sin dudarlo. Es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida. Volvería a hacerlo sin pensar. 

No tengo que estar pendiente de llevar las lentillas o de que si se me mueven o se me quitan. Eso es una maravilla.

Solo dar las gracias a todo el equipo que son super amables desde el primero al último.

Laura Hernández Hernández

ICL
Volvería a operarme, por la mejoría tanto en visión como en calidad de vida.

La cirugía fue muy rápida e indolora. Iba nerviosa, pero fue llegar al quirófano, y la amabilidad de los profesionales que estaban allí hizo que me sintiera realmente cómoda. Llevaba un tiempo planteándome la cirugía, pero nunca me atrevía a dar el paso. Ahora que puedo ver todo con la perspectiva de haberme operado, he de decir que fue un acierto total.

Oí hablar de la lente ICL hace tiempo, pero no la conocía en profundidad. En la clínica, tras las pruebas preoperatorias, el Dr. Alonso me explicó ambas opciones y me decanté por la lente ICL por ser un método reversible, además de rápido e indoloro.

He notado un gran cambio en mi visión, viendo con mucha más nitidez y a más distancia y, sobre todo, sin depender de gafas o lentillas. Además, llevaba varios meses en los que, si llevaba puesta la lentilla varias horas, notaba sequedad en los ojos y, desde que me operé, no he vuelto a tener ninguna molestia.

Volvería a operarme, por la mejoría tanto en visión como en calidad de vida. De hecho, animo a cualquier persona que esté dudando en si operarse o no, ya que es una apuesta segura y no se va a arrepentir.

Mi calidad de vida ha mejorado notablemente desde la operación: no depender de gafas o lentillas para poder ver, no tener molestias en los ojos… Aspectos tan simples como despertar de noche y poder ver la hora en tu despertador hacen que la operación haya valido la pena.

No tengo ninguna sugerencia que hacer. Solamente darles las gracias por el trato que he recibido desde la primera consulta hasta la última revisión. Hacen que los pacientes se sientan en las mejores manos. Mi experiencia en INSADOF no ha podido ser mejor.

Teresa Amores Sierra

ICL
Diariamente facilita mi trabajo y mejora cualquier actividad que realizo.

Llevaba años queriéndome operar, pero me daba miedo. Confié en la amplia experiencia y en el excelente trato del equipo del Instituto. Ahora estoy feliz con el resultado. Si hubiera sabido que era tan rápido y seguro, lo habría hecho hace mucho tiempo.

Había buscado información en Internet sobre las opciones de cirugía refractiva. En la decisión tuve en cuenta el hecho de la reversibilidad y también la opinión del doctor.

He mejorado mi visión en comodidad con respecto al uso de las gafas: me he olvidado de los cristales empañados, de la necesidad de llevarlas a todos los lados…

En relación con las lentillas, la diferencia es aún mayor. Nunca estuve cómoda con ellas: me molestaban, se me secaban los ojos e incluso, a veces, me dolía la cabeza si las llevaba varias horas.

Volvería a operarme sin duda, pero lo haría mucho antes.

No sé si podría hablar de calidad de vida como tal, porque no tenía muchas dioptrías como para un cambio de vida trascendental. Sin embargo, sí puedo decir que diariamente facilita mi trabajo y mejora cualquier actividad que realizo: me despierto viendo, me siento muy cómoda durante todo el día, no noto la vista tan cansada cuando paso horas con el ordenador, puedo hacer deporte sin estorbos o molestias e imagino que ir a la playa y ver será algo maravilloso.