PRESERVAR LA CÓRNEA PARA EL FUTURO: REFLEXIONES SOBRE LA CIRUGÍA REFRACTIVA

¿Por qué deberíamos preservar la córnea para el futuro cuando nos planteamos una cirugía opcional para eliminar las gafas y lentillas?

A priori la respuesta parece muy fácil: porque hay una técnica que permite preservar nuestra córnea tal y cual está sin necesidad de alterarla. Una técnica que, a lo largo de los últimos 20 años, y con más de un millón de lentes implantadas, demuestra perfiles de seguridad superiores a técnicas de cirugía corneal: el implante de ICL.

La evolución es sabia. Y al igual que la mano tiene una forma y una articulación determinada, nuestra córnea tiene unas características que con toda seguridad son las óptimas para conseguir la mejor adaptación al medio. ¿Por qué entonces alterar nuestra biomecánica corneal, nuestros plexos nerviosos corneales y nuestras curvaturas corneales cuando no es necesario hacerlo para prescindir de gafas?

El implante de las lentes ICL Visian EVO+ permite alcanzar niveles de agudeza visual y sensibilidad al contraste difícilmente superables por las técnicas de cirugía corneal con láser Excimer. Nada que decir en contra de las técnicas de cirugía corneal con láser Excimer, que en su momento arrollaron a la Queratotomía radial (PRK, LÁSIK, Relex Smile).  Todas son grandes técnicas de cirugía refractiva y todas proporcionan una satisfacción excepcional en la mayor parte de los casos. Pero todas “estropean” la córnea en mayor o menor medida.

 

Todos tenemos nuestras preferencias. Y esgrimiremos argumentos para justificar nuestro modo de actuar como cirujanos, y por qué nos decantamos por una u otra técnica quirúrgica. Pero en el caso de las ICLs estamos hablando de una nueva dimensión en la cirugía refractiva.

Estamos hablando de eliminar gafas SIN alterar nuestra córnea.

Hemos elaborado un decálogo en el que defendemos la ICL frente a técnicas con láser Excimer cuando exponemos la opción de cirugía con ICL a nuestros pacientes. (También les informamos de las dos únicas razones en contra, como son su precio y el hecho de ser una cirugía endo-ocular)

Pero hacemos hincapié en estas ventajas que en nuestra opinión son las que justifican la diferencia de precio la ICL frente a los procesos con láser.

¿Porqué elegir la ICL?

1: Es un proceso quirúrgico reversible, entendiendo como tal el hecho de poder remover la lente en cualquier momento.1

2: La ICL proporciona una calidad visual óptima, superior a otras técnicas de cirugía refractiva.2

3: El implante de ICL proporciona protección UV debido a las propiedades de colámero, material biocompatible del cual está compuesta.3

4: La ICL proporciona una mejor calidad de visión nocturna debido a la amplia zona óptica efectiva en plano pupilar.4

5: La ICL no resta grosor a la córnea por lo que no altera la biomecánica corneal. 5

6: La ICL no induce ojo seco, al contrario que las demás técnicas de cirugía refractiva.6

7: En una futura intervención de catarata, el cálculo biométrico de la lente intraocular a implantar es más preciso en ojos intervenidos con ICL.7

8: La predictibilidad del resultado es mayor que en otras técnicas de cirugía refractiva.8

9: La ICL presenta una mayor estabilidad del resultado refractivo en el tiempo.8

10: Ante una reintervención quirúrgica por causa refractiva, es más sencillo recambiar un ICL que un segundo procedimiento corneal.9

Una vez informado, el paciente tiene datos reales a tener en cuenta, contrastados por múltiples publicaciones que así lo demuestran.

Respecto a la reversibilidad, en nuestra experiencia como cirujanos es algo que el paciente valora muchísimo una vez que lo sabe. Da mucha tranquilidad el hecho de poder tener opción de remover la lente del ojo, ya sea por halos molestos, ya sea por reintervenciones en un futuro debidas a la aparición de catarata, vista cansada, o defectos refractivos residuales.

Retirar la ICL siempre es una opción, que no tendremos en pacientes intervenidos con láser Excimer. El explante de una ICL (retirar la lente) es una técnica segura si se realiza correctamente y ahorra muchas de las complicaciones que se nos pueden presentar en una reintervención con láser Excimer.

La ICL presenta una mejor calidad visual respecto al láser. Muchos pacientes buscan aquella técnica en la cual se pueda alcanzar el grado de visión lo más perfecto posible.

Está demostrado que la calidad visual que proporciona la ICL es superior a la de las técnicas de láser Excimer, aunque es cierto que esta diferencia será mayor al aumentar el número de dioptrías a intervenir.

La ICL no produce ojo seco ni altera el grosor corneal. Opinamos que habiendo técnicas que eviten el riesgo de generar o exacerbar el ojo seco y que no alteren la biomecánica corneal, éstas deberían ser valoradas firmemente en pacientes cuyas córneas sea deficientes. Pero ¿qué ocurre con aquellos que tienen una córnea normal?: una córnea sana con una biomecánica corneal adecuada y sin signos o síntomas de ojo seco. ¿Por qué no intervenir estos pacientes con una ICL y dejar su córnea cómo está? Vamos a generar córneas peores y a exacerbar el ojo seco de muchos pacientes que antes eran normales y no presentaban sintomatología.

¿Cuántas veces nos viene a consulta un paciente intervenido con LÁSIK, PRK o KR, que desea quitarse las gafas de cerca porque tiene presbicia, o porque tiene una catarata? El cálculo de la lente intraocular es mucho más fácil en ojos cuya cornea no está alterada. Además, la calidad visual tras la cirugía siempre será mejor en aquellos pacientes cuya cornea esté preservada

Tras tratar de enumerar las ventajas de no realizar una cirugía corneal en favor de preservar la córnea, tenemos que aclarar que desde nuestro punto de vista todas las técnicas actuales de cirugía refractiva son grandes opciones para el tratamiento de nuestros pacientes. Sin ir más lejos tanto mi hermana como mi mujer fueron intervenidas mediante LASIK hace ya 20 y 18 años respectivamente . Son pacientes contentas con su resultado quirúrgico como la gran mayoría de nuestros pacientes.

Si hubiera tenido que intervenirlas hoy en día, hubiera elegido la técnica que permitiera preservar sus corneas: el implante de las lentes ICL.

Dr. Ernesto Alonso Juárez

 

 

 

 

 

 

 

 

Más información: www.descubreicl.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *