Miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia

¿Qué quiere decir el oftalmólogo cuando al ir a su consulta nos llama: miope, hipermétrope o que tenemos astigmatismo o presbicia?

Los ojos en teoría son esféricos de tal manera que las lentes del globo ocular, córnea y cristalino, enfocan los rayos de luz en la retina. Dicho ojo, ideal, es el llamado ojo ‘emétrope’. Es un ojo que no es ni miope ni hipermétrope. Simplemente enfoca perfectamente la luz que recibe en el plano de su retina.

Cuando no enfoca directamente en la retina, puede ser o miope o hipermétrope.

El ojo miope es un ojo largo, “amelonado”, por lo que la luz que entra en el ojo se enfoca por delante de la retina.

El ojo hipermétrope es un ojo corto, “atomatado”, por lo que enfoca por detrás de la retina. Por lo tanto un ojo no puede ser miope y hipermétrope a la vez. Es miope o es hipermétrope. Es como ser alto o bajo. No se puede ser “altobajo”

En todo caso si no es ni alto ni bajo, o si no es ni corto ni largo, será normal o emétrope. Un ojo que sin ayuda de ninguna graduación enfoca perfectamente de lejos y de cerca, siempre y cuando sea joven.

Desde el punto de vista más práctico, un ojo miope es aquel que va a enfocar espontáneamente de cerca. Cuanto más miope sea más cerca enfocará sin corrección y por tanto verá peor de lejos. Un ojo miope de una dioptría enfoca perfectamente a 1 m pero lo que está más lejos del metro lo ve borroso. Un ojo miope de dos enfoca a medio metro. Un ojo miope de 10 enfoca a 10 cm y todo lo que esté más lejos de esta distancia se verá borroso.

El ojo hipermétrope enfoca bien de lejos pero haciendo un esfuerzo muscular de acomodación, que será mayor cuanto mayor sea la graduación hipermetrópica. Llega un momento en que si la graduación es alta o si el paciente es más mayor y no puede compensar dicho enfoque verá mal de lejos. Pero normalmente el hipermétrope ve bien de lejos cuando es joven. Otro tema es la visión cercana. El hipermétrope ve peor de cerca que el que no tiene hipermetropía. Esto es porque parte del esfuerzo de enfoque en cerca ya lo ha gastado para ver de lejos…

Resumiendo el míope ve bien de cerca sin gafas pero mal de lejos y el hipermétrope ve mal de cerca pero bien de lejos mientras sea lo suficientemente joven. Cuanto mayor sea la graduación, más significativo será este error en el enfoque.

¿Tengo astigmatismo?

El astigmatismo es la diferencia que hay entre el eje más curvo y el más plano de una lente. Si imaginamos una lente de contacto, perfectamente redonda, ésta no tendría astigmatismo. Si la presionamos con dos dedos le vamos generando astigmatismo al generar un eje es más curvo y otro más plano, y cuanto mayor diferencia haya entre los ejes de curvatura, mayor astigmatismo habrá. El astigmatismo hace que no veamos nítido del todo ni en cerca ni lejos y puede combinarse con la miopía o con la hipermetropía aumentando de este modo el defecto de enfoque a cualquier distancia

¿Tengo presbicia?

La presbicia o vista cansada supone una incapacidad de enfocar de cerca al ir pasando los años. En un ojo emétrope ocurre a partir de los 40 -45 años y aumenta progresivamente.

En el ojo hay unos pequeños músculos que al contraerse permiten que el cristalino tenga mayor potencia dióptrica, lo cual hace que al contraerse dichos músculos se vea de cerca ya que para ver de cerca hace falta más potencia de enfoque que para ver de lejos.

En todas las personas se produce un aumento de la rigidez del cristalino a partir de cierta edad con lo cual los músculos de la acomodación no funcionan de manera efectiva, y esto hace que no podamos enfocar de cerca aunque podamos ver bien de lejos, y necesitemos la ayuda de gafas de aumento para visión próxima. Es la vista cansada o presbicia y afecta a todas las personas.

¿Qué solución hay para los defectos refractivos?

Hoy en día todos estos defectos refractivos tienen solución mediante el uso de gafas o lentes de contacto. Pero también se pueden eliminar mediante la cirugía. Existen técnicas quirúrgicas que eliminan la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo, y hasta la presbicia. Las técnicas quirúrgicas han evolucionado mucho durante los últimos años para ofrecer cada vez resultados más exactos y prometedores.