Insadof Clínica oftalmológica
Lunes a viernes de 8:30h a 15:00h y de 16:00h a 20:30h

Tratamientos - Control de Miopía

  • Introducción

  • Tratamientos

En función de las “dioptrías” que tengamos, podemos dividir la miopía entre “simple” o magna. Para ser breves, podemos decir que el mayor inconveniente de la miopía simple es tener que utilizar gafa o lente de contacto para poder ver nítidamente. La miopía magna está considerada como una patología, ya que aumenta exponencialmente el riesgo de enfermedades oculares como desprendimiento de retina, retinopatías o glaucoma.

La miopía puede aparecer o aumentar por varios factores, pero los más aceptados son el genético y el ambiental. Durante los últimos años se ha observado un aumento exponencial que se ha atribuido al aumento del trabajo en cerca, especialmente en los países desarrollados.

Actualmente, existen diversas técnicas que si se realizan adecuadamente durante los años de progresión pueden frenar el aumento de la graduación para no llegar a valores de miopía magna, o de llegar a ellos, tener la menor graduación posible en edad adulta.

Podríamos dividir estas técnicas entre cambios en nuestros hábitos, lentes de contacto nocturnas, lentes de contacto blandas diurnas, gafa y fármacos.

A día de hoy, el mejor método para frenar el aumento miópico es aumentar el tiempo que pasamos al aire libre y disminuir las horas en visión cercana. Hay una clara relación entre las horas que pasan los niños mirando a objetos lejanos y su graduación. Si obligatoriamente tenemos que pasar mucho tiempo en cerca (colegio, extraescolares…) se recomienda la norma 20/20/20: Cada 20 minutos, mirar a más de 20 metros durante al menos 20 segundos.

Si a pesar de mejorar nuestros hábitos la miopía sigue aumentando a un ritmo que haga pensar que va a alcanzar cotas elevadas durante la edad adulta, en INSADOF podemos plantear correcciones ópticas para frenar su aumento:

 

Tratamientos
  • La ortoqueratología: son unas lentes de contacto semirrígidas que colocamos todas las noches y que nos permiten ver nítidamente a lo largo de todo el día sin necesidad de utilizar gafa o lente blanda. Su principal atractivo es que además de frenar el aumento miópico nos aporta la comodidad de no tener que portar corrección durante el día.
  • Las lentes de contacto blandas específicas para control de miopía, se portan durante el día. Se recomiendan portar durante muchas horas al día.
  • El colirio de atropina diluida, se instila todas las noches y permite un desenfoque periférico que no afecta a la visión pero ralentiza el aumento miópico.
  • Las lentes oftálmicas o gafas para el control de miopía son unos cristales específicos para este fin. Es el método que menor control aporta, al tiempo que es el único que no presenta complicaciones o efectos secundarios.

¿Y cuál es el mejor método? En función de nuestra edad, antecedentes, progresión de miopía en los últimos años, edad a la que debutó y compromiso para responsabilizarnos de los cuidados diarios de las lentillas, se debería valorar de forma personalizada si somos candidatos a alguna técnica, y de ser así, cuál es la más adecuada para nosotros.

 

Control de Miopía
Optometrista M.Domínguez sobre Control de Miopía
Scroll Up
CITA PREVIA
Lunes a viernes de 8:30h a 15:00h y de 16:00h a 20:30h